Seguinos en nuestras redes

Economía

Forbes advierte: “Tal vez sea hora de irse de Argentina”

La revista de finanzas afirma que las últimas medidas económicas no son convenientes para inversores.

La escalada imparable del dólar en la última semana afecta a todos los argentinos y en particular al Gobierno nacional, pero también preocupa a los inversores extranjeros.

Así lo refleja Forbes, en un artículo titulado: “Tal vez sea hora de salir de Argentina”.

En una nota publicada en la web de la revista de finanzas estadounidense, Kenneth Rapoza, periodista especializado en Brasil y otros mercados emergentes, afirma que los problemas macroeconómicos del país representan un peligro para los inversores a pesar de las altas tasas de interés que el BCRA mantiene para contener la escalada de la divisa estadounidense.

“Argentina se veía bien para inversores y compradores de bonos de mercados emergentes a fines de 2017. Todos creían en el gobierno de Mauricio Macri. Iba a hacer lo correcto. Argentina iba a volver, y efectivamente estaba volviendo, al mercado de capitales con los brazos abiertos. La recepción ahora se está enfriando. Sino, debería hacerlo, y lo hará pronto”, escribió el cronista.

Publicidad

Luego, Rapoza sigue: “Es hora de irse de Argentina y salir corriendo. El carry trade estuvo manteniendo el país a flote. Eso es cuando los inversores de países con baja tasa de interés piden prestado en sus países de origen para comprar deuda de naciones con mayores tasas de interés. Esa transacción en Argentina se ve menos atractiva porque, sin importar lo que pase, inversores todavía quieren ver crecimiento y Argentina no logra producirlo”.

En otros tramos, la columna cita a Fernando Pertini, un analista de Millenia Asset Management, con sede en Costa Rica, que asegura que “el equipo económico parece perdido”. “He visto todo esto antes: el gobierno está utilizando las reservas del Banco Central para inflar artificialmente el peso”.

Otro mencionado en el artículo es Jorge Compagnucci, de TMG Target Market Global, quien menciona que se podría ver una repetición de 2001, con impuestos más altos, controles de capital y “aumento del riesgo de default”.

El diario hace un repaso por lo ocurrido en materia económica y financiera en los últimos días, y agrega que “la intervención bancaria no logró detener una caída pronunciada del peso, en un preocupante recordatorio volatilidad financiera de Argentina”.

Publicidad

el-articulo-de-forbes-que-advierte-sobre-la-economia-argentina-287293

Economía

El DNU que prepara Massa para transformar los planes sociales en trabajo en blanco

El nuevo superministro publicará el próximo miércoles el Decreto de Necesidad y Urgencia “Puente Empleo”, una medida que funcionará con el acuerdo de los sectores empresarios que contratarán al personal y afrontarán parcialmente el pago de los sueldos.

El ministro de Economía, Sergio Massa avanza junto a su equipo en la implementación del programa “Puente al Empleo” mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), cuyo objetivo es permitir que titulares de planes sociales se puedan integrar al mercado laboral formal.

El proyecto fue elaborado por el equipo del ministro de Economía para la “Transformación de Planes, Programas Sociales y Prestaciones de la Seguridad Social en Trabajo Formal de Calidad”, confirmaron fuentes de esa cartera.

Del mismo modo, tampoco está definido el día en que se dará a conocer el nombre de quien secundará al tigrense en la cartera económica; el perfil sigue siendo el mismo que ya se conocía y por el que se dio a conocer inicialmente el nombre del economista Gabriel Rubinstein (no excluido de la carrera); alguien con visión amplia, que asegure la consistencia macro del huracán de medidas que impulsa Massa.

La idea del plan es romper con el temor de las personas que poseen planes sociales a entrar al mercado laboral formal, al suponer que pierden ese beneficio.

Publicidad

La meta es que el “Puente al Empleo” permita sumar a la economía formal unos 200.000 trabajadores que hoy funcionan en el marco de la llamada “economía social”.

Continuar leyendo

Economía

Tras el 7,4% de inflación, se espera un aumento significativo en el costo de la canasta básica

El INDEC dio a conocer este jueves la cifra de la inflación del mes de julio: 7,4%, el pico más alto en lo que va del año. La suba de los precios marca un 46,2 por ciento y muestra niveles record.

Tras conocerse la inflación de julio que alcanzó el 7,4 por ciento y se convirtió en la más alta desde abril de 2002, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicará el próximo jueves la variación mensual de la Canasta Básica correspondiente al séptimo mes del año.

La inflación en los precios acumuló un alza de 46,2% en los primeros siete meses del año. En ese sentido, cinco rubros se ubicaron por encima de la mediación general. De esos sectores, como se esperaba, el que más aumentó fue recreación y cultura con 13,2%.

Le siguen: equipamiento y mantenimiento del hogar (10,3%); restaurantes y hoteles (9,8%), vestimenta y calzado (8,5%) y bienes y servicios (8,1%).

Por debajo del nivel general (7,4%) se ubicaron salud (6,8%), bebidas alcohólicas (6,4%); educación (6,1%); alimentos y bebidas no alcohólicas (6,0%); comunicación (5,5%); transporte (5,5%) y con 4,6% se ubicó vivienda, agua y otros combustibles.

Publicidad
El último dato al respecto, referente a junio, arrojó que una familia de cuatro miembros, dos adultos y dos chicos, necesitó más de 100.000 pesos para no ser pobre por primera vez en la historia. A su vez, la Canasta Básica Alimentaria, que establece el parámetro de indigencia, llegó el mes pasado a 46.525 pesos y en ese momento superó el valor del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que se encontraba en $45.540.

Este índice establece que aquellas familias que no lleguen a cubrir los ingresos necesarios para adquirirla son indigentes.

Mientras que la Canasta Básica Total, además de alimentos, incluye otros ítems del gasto como indumentaria, salud, transporte o educación, y se utiliza para determinar la “línea de pobreza”.

Continuar leyendo

Economía

Aumentazo de fabricantes tras el llamado a un acuerdo de precios y salarios

La misma tarde en la que el Presidente lo anunció, las firmas alimenticias subieron entre 9 y 12 por ciento con el objetivo de “cubrirse” por un supuesto congelamiento

Con una inflación disparada a niveles complejos, hay un dato que le muestra al Gobierno que llegar a un acuerdo político de estabilización con sectores del poder económico será una tarea titánica y un juego de confianzas y desconfianzas con pocas posibilidades de éxito. El martes último, en un acto en Lomas de Zamora, el presidente Alberto Fernández anunció que el Ejecutivo -luego de una charla del primer mandatario y el ministro de Economía, Sergio Massa– busca edificar un acuerdo de precios y salarios con empresarios y sindicatos, con el objetivo de alinear expectativas y cubrir uno de los varios flancos que le ponen peso a la inflación.

Esa misma tarde posterior al anuncio, un grupo muy importante de empresas de consumo masivo mandaron al sector comercial y del supermercadismo listas con “aumentos preventivos” de precios cubriéndose del posible congelamiento de variables que generaría ese pacto de estabilidad perseguido por el oficialismo. Todo cuando sólo había habido una mención presidencial, sin convocatoria formal ni mucho menos detalles de qué se buscaría con la iniciativa y cuál sería el aporte de los diferentes sectores.

Las listas con subas llegaron la tarde del martes y algunas el miércoles por la mañana, con aumentos de entre 9 y 12 por ciento de una sola vez. Y sorprendieron a todo el mundo. Todas esas alzas se dieron de parte de empresas que en el año llevan aumentos acumulados muy superiores a la inflación.

Las subas del 9 por ciento pertenecen a las empresas Mastellone (La Serenísima), Unilever, Arcor y Molinos; mientras que Mondelez subió un 12 por ciento. Esas firmas producen bebidas, farináceos, dulces y hasta productos de limpieza e higiene. Todas ya acumulan en el año incrementos por encima de la inflación proyectada para todo el año, en algunos casos incrementos que están por encima del 70 por ciento.

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR