Policiales

Malas noticias: la policía baleada en San Justo tiene “daño medular importante”

Desde el hospital explicaron que la posibilidad de que la sargento vuelva a caminar "no es bueno, porque está afectada una importante parte de esa médula, pero habiendo filetes que se mantienen vamos a tener alguna esperanza de rehabilitación”

jueves 3 de mayo de 2018 - 3:28 pm

Mario Shusterhoff, director de la clínica médica Fitz Roy, anunció que Rocío Villareal, la sargento baleada en el copamiento de la comisaría de San Justo, tiene “un daño medular importante”, aunque rescató como positivo que la bala que le destrozó la vértebra dorsal 12 “no seccionó toda la médula lo que habría sido imposible de solucionar”.

Según informó Clarín, tras la operación que le hicieron en la columna para descomprimir el edema y evaluar la lesión provocada por el disparo en la médula y que no le permitía mover las piernas a la sargento, Shusterhoff dijo: “Tiene un daño importante, porque la bala hizo un desastre”.

“Se llegó hasta la médula, se descomprimió la médula porque la hinchazón imposibilitaba que se repare, se limpió la zona por peligros de infección y se sacaron esquirlas”, explicó sobre la operación a la que fue sometida hoy la sargento.

Y contó lo que encontraron cuando limpiaron la zona dorsal de la columna, en una clara clase de anatomía: “La médula seccionada o dañada en un importante porcentaje, pero queda una parte, la anterior, y puede haber algunos filetes que se hayan conservado”.

El director del sanatorio Fitz Roy explicó que “los nervios no se regeneran” ni “se pueden suturar” y describió, en detalle, que “la médula es como un cable de 10 milímetros, está rodeado de una membrana, en este caso la duramadre, y en el medio pasan todos los cablecitos que son los nervios, que van a darle movilidad y sensibilidad de lo que inervan, en este caso, de la vértebra dorsal 12 hacia abajo”.

Así, contó que durante la operación “se emparchó la parte de la duramadre” que estaba lesionada, para que no se infecte la zona ni se generen males mayores, neurológicamente hablando, “se descomprimió la zona, se sacó el proyectil y se estabilizó con dos láminas la columna para que lo que falta, la vértebra, que destruyó la bala, no quede desocupado y la columna se tuerza”.

En resumen, dijo que sobre la posibilidad de que la sargento vuelva a caminar que “el pronóstico no es bueno, porque está afectada una importante parte de esa médula, pero habiendo filetes que se mantienen vamos a tener alguna esperanza de rehabilitación”.

El mensaje de esperanza que dio Shusterhoff sobre el pronóstico de Villarreal lo fundó en varios casos que han atendido en la clínica donde, dijo, “tuvimos varios baleados de esta manera, incluso con secciones completas de la médula, y han recuperado gran parte de sus movimiento, por supuesto, con ayuda de muletas caminan”.

“La recuperación va a comenzar el lunes, es muy larga, tediosa, con mucho esfuerzo y se logran éxitos”, adelantó Shusterhoff, antes de revelar que la familia sabe pero aún Villarreal “no se despertó de la operación”, que es consciente de que “no siente las piernas desde el balazo” y que “el final de todo esto, tal vez signifique años”.

COMENTARIOS