Elecciones 2019

¿Por qué el PRO quiere a Carrió de senadora?

Mauricio Macri busca figuras con arrastre para asegurarse la reelección en primera vuelta. Rodríguez Larreta acompaña la jugada

miércoles 2 de mayo de 2018 - 9:59 am

La estrategia para arrimarle votos a Mauricio Macri se puso en marcha con el anuncio de las intenciones reeleccionistas de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, más la unificación de los comicios donde gobierna Cambiemos.

En los últimos días, tras las alarmas que sonaron en Gobierno por la proliferación de encuestas que confirman una baja en la imagen presidencial (al calor de la reforma previsional, las tarifas y la cantidad de ministros en offside), comenzaron a barajarse otros refuerzos.

Según detalla el diario Clarín, una de las apuestas más ambiciosas -y también de las más difíciles de concretar- consiste en convencer a Elisa Carrió para que vuelve a jugar.

Las espadas del macrismo porteño tuvieron que transpirar la camiseta para lograr que la líder de la Coalición Cívica resignara el año pasado sus aspiraciones de presentarse en Provincia y accediera a ir al frente de la lista de diputados en Capital.

Ahora le encomendaron la tarea de reflotar el operativo “Lilita 2019”, que el equipo de Larreta había dejado en borrador luego del arrasador triunfo de 2017, cuando la boleta de Carrió arañó el 51%. Sólo Chacho Alvarez superó ese porcentaje.

¿En qué consiste la misión? En ablandar los reparos que interpuso la chaqueña en aquellos tempranos tanteos para que encabece la lista para el Senado.

Esa es la boleta que va pegada a la del binomio presidencial, por eso las usinas de Cambiemos consideran que el efecto de arrastre será clave para maximizar el resultado en primera vuelta.

En esos mismos tableros se descarta por ahora que Macri pueda exceder la cifra mágica del 45% que lo consagraría más allá de lo que sume el escolta.

Y también comienzan a plantearse los riesgos de una segunda vuelta, donde la gestión sería plebiscitada y cualquier rival podría concentrar un eventual malestar de la mitad más uno.

COMENTARIOS