Judiciales

Cómo es la “limpieza judicial” que busca Cambiemos

El Gobierno logró arrinconar a un gran número de magistrados y camaristas que incomodaron al oficialismo con sus fallos

jueves 26 de abril de 2018 - 9:45 am

Sin prisa pero sin pausa. Así avanza Cambiemos contra los integrantes más polémicos o incómodos del Poder Judicial.

Según detalla el diario Perfil, con los últimos casos (el pedido de licencia por 20 días del camarista Jorge Ballestero y el traslado que solicitó Eduardo Farah), el Gobierno nacional conquistó una nueva victoria sobre los funcionarios judiciales que se enfrentaron al Poder Ejecutivo por sus fallos o sus opiniones y terminaron eyectados de sus lugares de poder.

A continuación, uno por uno, los miembros del Poder Judicial que ya fueron desplazados por el oficialismo o están cerca de ser removidos:

Norberto Oyarbide. Uno de los jueces más polémicos de la historia de Comodoro Py. Duró menos de cinco meses en su cargo desde que asumió Mauricio Macri. El 8 de abril de 2016 presentó su renuncia para evitar un juicio político y asegurarse su jubilación de privilegio.

Carlos Rozanski. El titular del Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata dio un paso al costado el 20 de octubre de 2016. Antes de presentar su renuncia, denunció a los ocho integrantes de la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura y se declaró “brutalmente perseguido” por el organismo.

Eduardo Freiler. El Consejo de la Magistratura lo destituyó el 17 de noviembre de 2017. “La evidencia de enriquecimiento ilícito del juez Freiler es demoledora”, dijo entonces la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso.

Dos meses antes, cuando fue suspendido previo a la destitución, el presidente Mauricio Macri lo consideró como “un paso adelante enorme hacia la Argentina de la seriedad, hacia el fin de la impunidad”.

Alejandra Gils Carbó. La procuradora General de la Nación renunció a su cargo el 30 de octubre de 2017, para alegría de todos en Cambiemos. Acusada por el oficialismo de ser “kirchnerista” fue presionada desde el inicio de la gestión macrista.

Eduardo Farah. El camarista quedó en el ojo de la tormenta tras liberar a Cristóbal López y a su socio, Fabián de Sousa, el 16 de marzo pasado. A partir de ese fallo, el Poder Ejecutivo comenzó a investigar supuestos vínculos con el empresario a raíz de una denuncia de la diputada Elisa Carrió.

Jorge Ballestero. Es el otro camarista que le otorgó la excarcelación a López. Este miércoles pidió licencia por 20 días, por motivos de salud. Luego, analizaría jubilarse para evitar la destitución tras la denuncia por supuesto enriquecimiento ilícito que presentó Carrió.

COMENTARIOS