Política

El Gobierno vuelve a impulsar la reforma laboral: busca “blanquear” trabajo en negro

Los primeros días de mayo, el Gobierno enviará al Congreso una iniciativa para perdonar a empleadores que tengan trabajadores en negro. De entrar al blanqueo, los obreros renunciarán a juicios por los años en que no se les aportaron cargas jubilatorias

viernes 20 de abril de 2018 - 11:08 am

Los primeros días de mayo, el Gobierno enviará al Congreso una iniciativa para promover el blanqueo laboral, que se encuentra dentro de su plan de reforma laboral cuyo debate había quedado parado en diciembre.

“La idea es someter a debate capítulo por capítulo para poder avanzar con los temas. Vamos a comenzar con el blanqueo porque es prioritario y es uno de los que tiene más consenso”, adelantó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en un almuerzo con periodistas, según informó Infobae.

“Nuestro foco está en la formalización laboral, que hoy es el principal problema de la economía argentina”, señaló. En el país hay 4,5 millones de trabajadores informales.

La iniciativa -que probablemente ingrese por el Senado- contempla una amnistía para el empleador en los impuestos previsionales impagos, con la condición de que declare el vínculo laboral.

Respecto a los años previos trabajados en negro, el proyecto propondrá que el Estado le reconozca al trabajador cinco años de aportes hacia atrás, a los efectos jubilatorios.

Como base tomará el salario mínimo vital y móvil. Pero los años no declarados, no computarán para la indemnización en caso de despido.

Además, el empleado renunciaría de este modo a futuros reclamos en la Justicia. “El trabajador puede negarse a entrar al blanqueo y si quiere, puede hacer juicio por los aportes no realizados. Pero si acepta ser formalizado, renuncia al derecho a reclamar judicialmente por los años sin aportes”, explicó el ministro desde un amplio salón en el piso 18 del edificio de Alem al 600, desde el cual se escuchaba la protesta de un grupo de trabajadores que cortaban la avenida.

Como beneficio para el trabajador, Triaca destacó que “desde el momento en que es regularizado, pasará a cobrar el salario de convenio, tendrá obra social, aportes jubilatorios que le garantizarán la cobertura del PAMI cuando se jubile, y ART”.

Según la cifras que manejan en la cartera laboral, el promedio de la actividad informal es de 36 meses. Los sectores donde se da con mayor frecuencia son la construcción, el servicio doméstico, la agroindustria, y los pequeños talleres y pymes.

Los otros proyectos

El Gobierno prevé, a su vez, enviar en mayo al Congreso otros tres capítulos de la reforma laboral, como proyectos independientes.

En segundo lugar, luego del de blanqueo, está prevista otra iniciativa que crea el Instituto de Formación Profesional. Incluirá un sistema dual de formación permanente y un nuevo régimen de pasantías dentro del convenio colectivo de trabajo de cada actividad.

También se enviará un proyecto para la creación de la Agencia Tecnológica de Salud, vinculada a la supervisión y homologación de las prestaciones por parte de las obras sociales y prepagas. En la reunión, Triaca mencionó como ejemplo que hay tratamientos médicos complejos que en el país cuestan U$S 700.000 dólares mientras que en Uruguay, salen U$S 400.000. “Solo las obras sociales grandes pueden afrontarlos”, opinó.

El último capítulo que llegará al debate parlamentario será una ley de prevención de accidentes de trabajo, complementaria de la actual ley de ART.

Triaca aseguró que “estas iniciativas fueron consensuadas con los sectores principales de la CGT a fines del año pasado, dentro del paquete de la reforma laboral que impulsaba el gobierno”. Aunque no se le escapa que esto fue antes de que Pablo Moyano pateara el tablero y el jefe del bloque peronista de senadores, Miguel Ángel Pichetto, decidiera frenar su tratamiento.

COMENTARIOS