Salud

Qué pasa en el cuerpo cuando nos desmayamos

Características, causas y síntomas de esta pérdida momentánea del sentido o del conocimiento

domingo 15 de abril de 2018 - 7:24 am

Se cree que uno de cada cinco adultos ha sufrido alguna vez un desmayo, o un síncope en términos médicos, de modo que es una ocurrencia bastante frecuente, aunque las causas pueden variar notablemente y se observa mayor propensión en personas mayores y en mujeres.

Las características las conocemos todos: es una pérdida de conciencia y de fuerza muscular brusca, de breve duración y generalmente rápida recuperación. A veces está precedida de síntomas como mareos, sudor, palidez, visión borrosa, nauseas o vómitos.

Lo que ocurre cuando uno se desmaya es que hay un menor flujo de sangre hacia el cerebro, generalmente ocasionada por una baja presión sanguínea.

El proceso que activa este desenlace puede estar provocado por diferentes causas, que son lo más importante a tener en cuenta en un desmayo, porque aunque suelen ser sin gravedad también las hay que son potencialmente fatales.

Las principales causas se ordenan en tres grandes categorías:

  • Las relacionadas a vasos sanguíneos o problemas del corazón.
  • Los desmayos por causas de los reflejos, también llamadas causas neurológicas.
  • Y la hipotensión ortostática, que es cuando la presión arterial baja por estar de pie demasiado tiempo o por ponerse de pie rápidamente cuando se ha estado acostado.

obm6100

Las causas cardíacas o relativas a los vasos sanguíneos —una arritmia, problemas con las arterias o vasos sanguíneos tapados, por ejemplo— son las menos frecuentes (representan algo así como el 10% de los desmayos), pero suelen ser las más graves o indicadores de otros problemas de salud más serios.

La causa más común para los desmayos es la neurológica, que puede ser desencadenada por eventos que impresionen a una persona, como la exposición a la sangre o al dolor, o por actividades específicas como orinar, vomitar o toser. También puede ocurrir por problemas de circulación, anemia, estrés, o por culpa de ciertos medicamentos.

A veces uno puede presentir un posible desmayo, mediante los síntomas mencionados, y tomar precauciones para evitarlo. Uno debe recostarse, en una posición que permita mantener la cabeza baja y las piernas levantadas, lo que favorecerá el flujo de sangre hacia el cerebro.

Fuente: Vix

COMENTARIOS