Google

¿Cuánto cuesta borrar una “mentira” de Google?

En Estados Unidos no es obligatorio eliminar el contenido difamatorio de los resultados de búsqueda aunque haya fallo judicial. por lo que este hombre gastó cien mil dólares para lograrlo

sábado 7 de abril de 2018 - 6:33 pm

Un ciudadano estadounidense pasó por una odisea legal y tuvo que desembolsar 100.000 dólares para eliminar una mentira sobre su persona que había sido indexada en Google por un joven de 26 años, que había ido a la cárcel tras una denuncia de este hombre, y lo acusaba de estafador.

Aunque en Europa existe lo que se llama “derecho al olvido” (es decir, tienen derecho a solicitar, bajo ciertas circunstancias, que enlaces a datos personales no figuren en los resultados de una búsqueda realizada con su nombre) lo mismo no sucede en Estados Unidos. Allí, la batalla por el olvido se libra en los juzgados en todos los casos, como comprobó Jeffrey Ervine.

El experto en finanzas y negocios fue director de operaciones de un fondo de cobertura que administró más de mil millones de dólares, y más tarde emprendió su propio fondo y ahora dirige Bridg-it, una empresa de la que es fundador y presidente, que ofrece protección frente a la intimidación en internet.

En 2010, Erving se enteró, gracias a diversos contactos profesionales ubicados fuera de Estados Unidos, que el primer resultado que aparecía en Google al buscar su nombre conducía a una web en la que aparecía una foto suya y de su mujer con un texto que lo señalaba como estafador.

El autor era un joven con el deseo de desacreditar a Ervine, quien lo había denunciado por fraude. En el pasado se había hecho pasar por millonario junto a su familia según explica la información de NPR. El sujeto fue sentenciado a 42 meses de prisión y más tarde deportado a Turquía. Desde allí fue desde donde creó el sitio web.

Transcurrió más de un año hasta que la mentira fue eliminada de Google; el buscador tardó varios meses en atender la petición respaldada por el fallo judicial

Dados los problemas profesionales que le estaba ocasionado un descrédito tan bien posicionado en Google, Jeffrey Ervine llevó a cabo diversas acciones para eliminar la mentira del buscador. Primero contactó con la compañía de Mountain View, que ignoró su petición dado que en Estados Unidos no es obligatorio eliminar el contenido difamatorio o las mentiras de los resultados de búsqueda. En todo caso lo considera si hay un fallo judicial.

El siguiente paso, dado que el primero no funcionó, fue demandar al creador de la página web a través de sus abogados. Necesitaron más de un año para establecer la jurisdicción, entregar la documentación en el extranjero y ganar el caso. Tras ello, un juez estadounidense se disculpó ante Ervine en nombre del sistema de justicia del país visto que no había sido capaz de solucionar su situación más sencillamente.

Con la sentencia en la mano, la enviaron a Google. El buscador se tomó unos meses para contestar afirmativamente a la petición de eliminación, la cual llegó un mes más tarde de la confirmación. No obstante, los resultados con su nombre indicaron durante meses que habían sido alterados. La odisea le costó meses y meses, más de un año, de trámites legales, judiciales y 100.000 dólares en honorarios.

COMENTARIOS