Psicología

Seis cosas que no debés decirle a tu hijo cuando llora

Evitá estas expresiones cuando intentes calmar a tu pequeño, ya que pueden afectar su desarrollo emocional

domingo 1 de abril de 2018 - 7:04 am

Entender el llanto de un niño es descubrir las emociones que lo provocan y reconocer esos sentimientos. Por lo tanto nuestra misión como padres es validarlo como algo natural que merece respeto y atención. Estas son las frases que nunca les debés decir a tus hijos cuando están llorando:

1. “Si no dejás de llorar, te voy a pegar para que llores por algo”. Con esta expresión, le estás enseñando a tu pequeño a crecer con miedo, inseguridades y resentimientos. Sentirá que expresar sus sentimientos es algo que perturba a los demás y cuando crezca, no sabrá controlar su ira o su frustración y responderá con agresiones.

2.”Los niños no lloran” o “parecés una nena” son frases sexistas que crean hombres reprimidos e incapaces de expresar sus sentimientos en público. Llorar es de humanos, no tiene género, ni edad.

3. “No es para tanto, no seas exagerado”. Si le decís esto a tus pequeños, le estarás restando valor a las emociones y a los acontecimientos que lo hacer poner triste y estarás invalidando sus sentimientos más profundos. El mensaje con el que se quedará es que no lo comprendés y no le importás. Por lo tanto, te empezará a ocultar las cosas que le están pasando pues perderá confianza en vos.

Tristeza

4. “Los niños grandes no lloran”. Hay adultos que piensan que ocultar el llanto es sinónimo de madurar. Por eso, impedirle a los niños llorar, por el simple hecho de que ya tienen más edad, es impedirles expresarse abiertamente por temor a parecer tontos. Aunque sea un berrinche, debemos tratar de entender el motivo de su llanto.

5. “Dejá de llorar ya” o “me tenés cansada con esa lloradera”. Si regañamos a los niños por llorar comenzarán a reprimir sus emociones, a no exteriorizarlas, y esto les llevará a ser adultos que no manejan bien sus sentimientos ni sabrán controlar sus emociones.

6. “No llores por eso”. En conjunto, esta y las anteriores frases, le demuestran a los niños que llorar es un acto desagradable y mal visto ante los ojos de los demás.Así que, por complacer a sus padres o por miedo, se acostumbran a invalidar sus emociones y pierden sensibilidad.

Fuente: ABC del bebé

COMENTARIOS