Sociedad

Por qué el subte puede generar cáncer

Según un informe del diario El Mundo, la empresa española había reconocido ante la Comisión Nacional de Seguridad y Transporte que había amianto en 115 de sus trenes

miércoles 14 de marzo de 2018 - 7:45 am

En el año 2011, la Argentina consignó la compra de vagones para el subte a España, sin embargo, el Metro de Madrid reconoció que ocho años antes de la venta, en el 2003, ya sabían que los trenes subterráneos contenían amianto, un material cancerígeno.

Por tanto, el Gobierno de la Ciudad, dejó fuera de circulación los vagones adquiridos hace siete años sobre la base de la probabilidad de que estos generen cáncer a aquellos que suelen viajar en el subte.

Hace casi un mes el Gobierno aseveró mediante un comunicado que “como medida preventiva, Sbase (concesionario estatal) y metrovías (empresa privada) sacaron de circulación las tres formaciones CAF5000 que circulaban en la Línea B”.

Según un informe del diario El Mundo, la empresa española había reconocido ante la Comisión Nacional de Seguridad y Transporte que había amianto en 115 de sus trenes.

En el informe se puede leer que entre las unidades afectadas “por la exposición al amianto hay 65 unidades de trenes clásicos del modelo 5000 de la primera serie” esto quiere decir que son los que se vendieron a Buenos Aires.

Desde el año 2001, la Ley española prohíbe la comercialización de cualquier variedad de amianto, por tanto, este caso debería llegar a la Justicia, donde se encontrarían implicados los ex consejeros de transporte Manuel Lamela y Pablo Cavero.

Lamela fue quien inició los trámites y negociaciones en el año 2008 y Cavero fue quien le dio un cierre a la operación, ambos pertenecientes al Partido Popular de Mariano Rajoy.

Este caso, por cierto gravísimo, se dio a conocer luego de que un trabajador haya desarrollado asbestosis (una rara especie de cáncer que causa fibrosis pulmonar originada por una contaminación de fibras de asbesto o amianto). Si bien el riesgo al que se encuentran expuestos los pasajeros es ínfimo, resulta mucho más riesgoso para aquellos operarios de los talleres que manipulan estos materiales.

Esta situación parece que fuese a estallar tanto en Argentina como en España. Ya los opositores españoles aseguraron que peticionaran responsabilidades para aquellos miembros del Partido Popular que se ocuparon con esta venta, ya que este material está prohibido en ambos países.

COMENTARIOS