Jubilados

Qué hay que saber sobre la nueva jubilación optativa a los 70 años

Antes, la posibilidad de intimación regía a los 65 años, lo que cambió el panorama de la jubilación para este segmento de trabajadores

domingo 4 de marzo de 2018 - 7:51 pm

Tras la sanción de la Reforma Previsional a fines del año pasado, los empleadores del sector privado podrán intimar a los trabajadores a cesar en el empleo e iniciar el trámite jubilatorio recién a los 70 años, siempre que reúnan los años de aportes.

Las intimaciones ya efectuadas en los trabajadores de 65 años que no  hayan derivado en jubilaciones quedaron sin efecto, y el trabajador puede seguir trabajando. También los ya jubilados pueden trabajar en relación de dependencia o como monotributistas o autónomos y seguir cobrando la jubilación.

Estas son las siete cosas a tener en cuenta de esta nueva reglamentación, según informó Clarín:

1) El trabajador (varón) puede jubilarse a partir de los 65 años si reúne al menos 30 años de aportes. Las mujeres pueden hacerlo a partir de los 60. De ahí en adelante, disminuye un año el requisito (los requisitos) de aportes. O sea, con 62 años las mujeres o 67 los varones pueden jubilarse con 29 años de aportes. Con 64 años las mujeres y 69 años los varones, se requieren 28 años de aportes. Con 65 años, las mujeres y 70 años los varones necesitan contar con 27 años y medio.

2) Las mujeres o varones dependientes del sector privado que deciden jubilarse a los 70 años requieren como mínimo menos años de aportes: 25 años de aportes las mujeres y 27 años y medio, los varones.

3) “Debe ser claro para el trabajador que cuando el empleador le envía el telegrama con el texto “intimo a iniciar los trámites jubilatorios” o “intimo a jubilarse”: estas expresiones no son correctas, ya que nadie, ni el propio empleador, puede obligar a una persona a jubilarse.

4) Las jubilaciones se calculan en base al sueldo promedio actualizado de las últimas 120 remuneraciones anteriores al cese laboral según un coeficiente del 1,5% por cada año de aportes más un monto denominado PBU (hoy de $ 3.619,07). En consecuencia, a mayor cantidad de años de aportes, mayor es el haber inicial de la jubilación. Por ejemplo, con un sueldo promedio actualizado de $ 15.000 y 30 años de aportes en relación de dependencia, el haber inicial sería de $ 10.369, equivalente al 69% del sueldo. Con $ 20.000 de sueldo promedio actualizado, el haber inicial sería de $ 12.619, equivalente al 63% del sueldo promedio. Y si el sueldo promedio es el máximo por el que se aporta, de $ 86.596, el haber inicial sería de $ 42.587, equivalente al 49% de ese sueldo promedio. Los cálculos cambian si se combinan años en relación de dependencia con años como monotributista o autónomo.

4) Si el trabajador no reúne los aportes a los 65 años, puede solicitar el cobro de la PUAM (Pensión Universal para el Adulto Mayor), equivalente al 80% del haber mínimo, y seguir trabajando hasta completar los años de aportes. Cuando se jubila pasa a cobrar la jubilación y deja de percibir la PUAM.

Pero debe tener en cuenta algunas nuevas condiciones: los años trabajados desde que cobra la PUAM se computan para alcanzar los años requeridos para obtener la jubilación, pero para el cálculo del haber inicial se toma en cuenta el sueldo promedio de las 120 remuneraciones anteriores, no al cese laboral, sino al momento del inicio del cobro de la PUAM.

5) Los trabajadores que a los 65 años tienen los 30 años de aportes pueden jubilarse si quieren, pero no pueden solicitar la PUAM. Lo mismo para las mujeres de 65 años con 28 años y medio de aportes.

6) Los trabajadores del sector público, aunque los organismos en los que presten servicios se rijan por la ley de contrato de trabajo,están excluidos de estos cambios.

7) Por los trabajadores que siguen trabajando, teniendo los requisitos para jubilarse, se reduce el costo laboral empresario. Es porque los empleadores no tienen la obligación de abonar las contribuciones patronales con destino al régimen previsional, pero deben ingresar las que corresponden al régimen de riesgos del trabajo y obra social.

COMENTARIOS