Ciencia y tecnología

Logran descargar el cerebro de un gusano a una computadora

La inmortalidad ya no suena tanto a ficción

martes 13 de febrero de 2018 - 5:10 pm

Como en la película de ciencia ficción de Johnny Depp, Trascendence, la ciencia apunta a que, en el futuro, los humanos podamos descargar nuestro cerebro para poder vivir más allá de nuestro cuerpo biológico.

Claro está que queda un larguísimo camino por recorrer, pero un grupo de investigadores austriacos lograron el primer paso en la dirección correcta: replicaron en una computadora el sistema neuronal de un gusano, y además consiguieron que obtuviera nuevas habilidades.

El gusano artificial reaccionó igual que el gusano real a los estímulos. Y no, nadie lo programó para ello: la información necesaria se encontraba en la red neuronal que se replicó en él. Sabía qué hacer al igual que el gusano original.

robot-707219_960_720-700x394

Los investigadores de la Universidad Técnica de Viena lograron traducir el sistema neuronal de este gusano a código informático. Entonces, lo vaciaron en una computadora y así crearon un gusano artificial. Pero no sólo eso: le enseñaron nuevos trucos, demostrando así que puede aprender sin necesidad de añadir programación, sólo gracias al sistema neuronal.

¿El gusano artificial es ahora un ser vivo?

Una de las cosas más impresionantes de este experimento es que el gusano artificial reaccionó tal cual lo haría un gusano real. No se necesitó programar para que la computadora/gusano supiera qué hacer y cómo reaccionar a los estímulos externos. Esto planteó un interesante debate científico: ¿El gusano robótico es, entonces, un ser vivo? ¿O simplemente una máquina?

20038762-23686709-700x705

El gusano cuya red neuronal fue “clonada” en una computadora es un Caenorhabditis elegans. Mide sólo un milímetro de longitud y su organismo de hecho es bastante simple. No es la primera vez que se usa este tipo de gusano en experimentos: también se utiliza para estudios de la obesidad, Alzheimer, contra el envejecimiento y genéticos. Esto porque sus características lo convierten un modelo experimental muy útil e interesante.

Pero esto no es todo. Es, de hecho, el único ser viviente cuyo sistema neuronal ha sido investigado y analizado por la ciencia al 100%. Su sistema tiene sólo 300 neuronas, lo que lo vuelve más fácil de dibujar como un diagrama de circuito o reproducirse con un programa informático.

Esta cantidad de neuronas son las suficientes para que el C. elegans coma, encuentre el camino y reaccione a estímulos externos. Así, cuando se reproduce el sistema neuronal en una computadora, esta puede reaccionar con base en controladores relativamente sencillos.

El gusano artificial que no necesita programador

Los científicos se apoyaron en el aprendizaje de refuerzo para enseñarle nuevas habilidades, reaccionando a un impulso externo, por ejemplo, un toque físico. Así, la C. elegans fue entrenada para que lograra equilibrar un poste en movimiento.

El experimento fue un éxito en el momento en que el gusano artificial logró reaccionar y estabilizar el poste, todo sin que se le añadiera una sola línea de código. Simplemente se le enseñó cómo reaccionar como se le enseñaría a un gusano biológico. Suena increíble, pero es real.

COMENTARIOS