Muerte de Débora Pérez Volpin

Muerte de Pérez Volpin: ahora las miradas puestas en Galeno y Julio Fraomeni

Muchos explican el crecimiento de la compañía de medicina privada en los bajos costos, que muchas veces llevan a contratar a médicos sin aptitudes y a trabajar con elementos medicinales de mala calidad

viernes 9 de febrero de 2018 - 1:12 pm

La repentina muerte de la periodista y diputada nacional Débora Pérez Volpin dejó en el ojo de la tormenta al Sanatorio de la Trinidad, que pertenece al gigante de la medicina privada Galeno.

La posible mala praxis ejecutada durante la endoscopía, que no implicaba riesgos previos, abrió un signo de pregunta alrededor del servicio que brinda el centro médico, que también sufrió denuncias tras la muerte del mediático Ricardo Fort en 2013.

Detrás de los diferentes centros de la Trinidad está la marca Galeno, cuyo dueño es el empresario Julio Fraomeni. Además de su reciente sede en Ramos Mejía, el grupo además tiene centros médicos y hospitales privados en San Isidro, Quilmes, Barrio Norte, Once y Palermo entre otros.

Consultados por Nexofin, dos médicos del Sanatorio de la Trinidad de Palermo coincidieron en que hay un fuerte descontento interno de los empleados con los salarios que paga Galeno y con la calidad de los materiales que les brindan para llevar adelante sus trabajos.

“Pagan menos que los centros médicos privados de Capital Federal y nunca hay elementos de primera calidad para la atención”, comentó a Nexofin un médico que trabaja desde hace tres años en la Trinidad de Palermo, donde falleció Pérez Volpin.

Y agregó: “Esta semana, el clima del sanatorio fue muy tenso, se nota que todos quedaron golpeados por lo que pasó”.

Quién es Julio Fraomeni

Julio Fraomeni

“En los años que trabajé acá nunca lo vi a Fraomeni caminar por la clínica”, comentó uno de los dos médicos consultados por este medio, quien aceptó hablar con la condición de mantener su nombre en reserva.

Julio Fraomeni es cirujano de profesión y en 1982 comenzó a trabajar en el Sanatorio Quilmes, que terminó adquiriendo cuando fundó su propia empresa. A partir de 1997, con la adquisición de Mediplan, cambió su perfil de cirujano por el de empresario y muchos lo ligaron al sindicalista Armando Cavalieri.

Pasó poco tiempo para que comprara la deuda bancaria y de proveedores de SPM (TIM y Galeno Life) que incluía los Sanatorios de la Trinidad Palermo y San Isidro. Más tarde también se haría con la prepaga AMSA.

Luego, Julio Fraomeni desplegó sus tentáculos fuera del negocio de la medicina, con la adquisición de Efectivo Sí, dedicada a préstamos a personas de bajos recursos.

COMENTARIOS