Una vez que la pelota pasó la linea del arco, todos esperaban que el atacante ex Defensa y Justicia haga su característico baile de celebración. Contra los pronósticos, el delantero llegó al banderín del corner, miró al cielo y lo invadieron las lágrimas en pleno festejo. “Mi hermano venía siempre a la cancha, estaba la bandera de él ahí y me emocioné mucho por eso”,contó una vez finalizado el encuentro el jugador.