Fútbol Internacional

Guardiola confirmó cuál fue el motivo de su salida del Barça

Era un secreto a voces pero el técnico jamás lo había manifestado. Hoy, dos años después, explicó los motivos de su decisión de no seguir al frente del mejor equipo de la historia. Además habló de las presiones que hay en derredor de Messi

miércoles 19 de marzo de 2014 - 7:15 am

“Salí del Barça porque ya no podía motivar a los jugadores y si eso sucede, como entrenador, sabes que ha llegado el momento de marcharte”. Sencillo, transparente, sin vanidad. Así explicó Josep Guardiola el motivo de su decisión de no renovar el vínculo con el Barcelona, equipo al que transformó en el mejor de todos los tiempos.

El catalán, quien hoy está a punto de consagrarse campeón de la Bundesliga alemana con el todopoderoso Bayern Munich, se entregó a una entrevista con el portal autopista.es en la que dio detalles jamás contados de su etapa como DT del Barça, al menos por él mismo.

¿Cómo es eso de jugar para ganar siendo parte de un equipo tan fuerte?

Guardiola: Cuando la temporada acaba, ningún entrenador ni ningún jugador puede garantizar el éxito. Y no existe una fórmula mágica para ganar. Si la hubiera, el fútbol sería tan sencillo como ir a comprar a un gran centro comercial: simplemente vas y escoges lo que más te gusta. ¿Dónde quedarían entonces el reto o la emoción?

¿Pueden los diferentes caracteres ser también un obstáculo en un equipo o en una compañía?

Guardiola: Con muchas estrellas en la alineación, como tenemos actualmente en el Bayern de Munich o en mi anterior equipo el FC Barcelona, puedes llegar a situaciones donde la diversidad también puede ser destructiva. Todo el mundo quiere jugar, pero sólo puedes poner a once jugadores en el campo a la vez. A los que deje como suplentes son los que probablemente no estarán contentos con mi decisión. Y entonces, está la presión, por parte de la prensa y de los fans, de tener que seleccionar a determinados jugadores. Cada vez que dejaba a Messi en el banquillo, por ejemplo, se armaba el lío en Barcelona.

La gente aprende algo con sus victorias, pero mucho más de sus defectos. ¿Cómo se enfrentan a los reveses?

Guardiola: Ha habido momentos de mucha tristeza. Como si los focos, de repente, se hubieran apagado. Cuando el FC Barcelona, en 2012, cayó en semifinales de la Liga de Campeones contra el Chelsea fue uno de ellos. Éramos mucho mejores que nuestros rivales, pero concedimos un gol innecesario en la vuelta y antes que nos diéramos cuenta estábamos eliminados. Aquello supuso una gran derrota para mí. Me sentí como si no pudiera volver a levantar a mi equipo.

¿Y fue eso lo que provocó su salida del Barça?

Guardiola: Sí. Si ya no puedes motivar a tus jugadores, como entrenador, sabes que ha llegado el momento de marcharse (…) Pero liderar un equipo exige toneladas de energía. En otras palabras, hay momentos en los que necesitas recargar las baterías. Eso es lo que yo hice cuando me tomé un año sabático en Nueva York. Fue muy importante para mí, para mi familia y también para mi anterior equipo.

¿Podrían sus grandes logros con el FC Barcelona haber interferido en su hambre de éxitos?

Guardiola: Fuimos increíblemente exitosos. Catorce títulos en sólo cuatro años, fue el mejor periodo en toda la historia del club. Pero eso puede ser también una losa. Encontré, progresivamente, dificultades para motivarme a mí mismo y al equipo (…) Ya lo había ganado todo, tanto como jugador como entrenador. Y me di cuenta que al equipo le estaba resultando cada vez más difícil.

Y, entonces, ¿qué le he motivó a venir a al Bayern de Munich, un equipo que acababa de conseguir el triplete?

Guardiola: Mi primer contacto con el Bayern de Munich fue en la Audi Cup de 2011. Tomando un espresso en el VIP Lounge, estuve hablando con Karl-Heinz Rummenigge y con Uli Hoeness sobre mis planes de futuro. El éxito actual del Bayern no se podía prever en el aquel momento. Pero el reto para mí es sencillamente entrenar a un nuevo equipo y continuar los logros conseguidos por mi predecesor, Jupp Heynckes.

COMENTARIOS