Seguinos en nuestras redes

Tecnología General

¿Eras bueno con el buscaminas? Demostralo anotándote a este campeonato mundial

El juego que se hizo popular casi por obligación con el Windows 95 ahora es competitivo

¿Te acordás del buscaminas de Windows? No está tan muerto como pensabas: el juego default del sistema operativo de Microsoft desde principios de los 90 sigue vigente, y de hecho hay hasta un ranking mundial con los que logran resolver el buscaminas en el menor tiempo posible.

El buscaminas es un juego de lógica en el que nos encontramos ante un “tablero” con cierto número de minas oculto en diversas casillas. El objetivo, por si no te acordabas, es lograr abrir en todas las “casillas seguras” en el menor tiempo posible.

El juego adaptaba ideas de juegos que habían aparecido en años anteriores: las influencias de ‘Mined-Out’ (1983, ZX Spectrum) y de ‘XMines’, de Relentless Logic (1987, SunTools) eran obvias, y como explican en Minesweeper.info esas ideas fueron ayudando a que el juego para Windows tomara forma.

Buscaminas competitivo

Ese objetivo de lograr resolver el buscaminas en el menor tiempo posible acabó siendo el detonante de un reto particular: el de que los usuarios compitieran por ser los mejores del mundo.

Las comunidades de jugadores se fueron formando en torno a ese objetivo, pero la que logró acabar convirtiéndose en referente absoluto fue Minesweeper.info, que sigue manteniendo diversa información sobre el juego y, por supuesto, el ranking con los mejores tiempos que han logrado jugadores de todo el mundo.

Aquello generó una actividad sorprendente para este juego, al que de hecho se le acabaron creando diversos clones “corregidos”, que no respetaban los “ciclos de tablero”, un fallo que hacía que el número de tableros distintos fuera limitado (unos 3.000 en el nivel intermedio), lo que hacía que algunos jugadores acabaran conociéndose esos tableros y logrando el récord de tiempo en el llamado “Dreamboard”. En este tablero bastaba un simple click para que todo el tablero se desplegase y se resolviese.

1366_2000

El ranking permite conocer los mejores tiempos en los niveles principiante, intermedio y experto de cada jugador, que se suman y a partir de los cuales se obtiene el tiempo total que determina la posición en el ranking de cada jugador: hay que ser excepcional en todos los niveles para subir a lo más alto.

Hay ciertos estándares y requisitos para considerar una partida y un tiempo como válidos, y uno de los más destacados es el llamado Bechtel’s Benchmark Board Value (más conocido como ‘3BV’) que establece el mínimo número de clicks con el botón izquierdo del ratón necesarios para resolver un tablero. Ese número cambia según el modo de juego (principiante, intermedio, experto), y permite ayudar a normalizar ese ranking que gestiona Damien Moore desde hace casi 20 años.

Esas competiciones online han tenido incluso ediciones “físicas” como las que se han celebrado en Budapest, Vienna, Reino Unido o Munich entre 2005 y 2010, pero lo cierto es que la actividad se ha mantenido sobre todo en las competiciones online y en ese ranking al que cualquiera pueda aspirar entrar desde su casa y su ordenador.

 

Tecnología

Se publicó la lista de los emojis más utilizados durante 2021

El nuevo ranking se asemejó al del año 2019, dejando atrás un 2020 en el que predominaron los caracteres relacionados a la pandemia de Covid-19.

Desde hace un tiempo, se ha vuelto una costumbre, en el marco de los conversaciones instantáneas que posibilitan los smartphones, la comunicación a través de emojis. Tanta relevancia ha adquirido este tipo de caracter que en los últimos años se han realizado rankings sobre los más utilizados durante un período de 12 meses.

El Consorcio Unicode, encargado de lanzar los estándares de codificación de caracteres informáticos, entre los que se encuentran los emojis, ha publicado la lista de las figuras más populares del mundo en 2021 que se asemeja al del 2019.

De acuerdo a los datos recabados, el símbolo más utilizado en este año, “llorar de alegría”, se mantiene en el primer puesto con respecto a la última lista, igual que sucede con el segundo, el corazón rojo. El primero de ellos corresponde a más del 5 por ciento de los emojis que se envían en todo el mundo, según Unicode.

Completando el top 10, se encuentran otros emojis como ‘rondando en el suelo de risa’ (pasa del 4º al 3º), el pulgar hacia arriba (4º, era 10º en 2019), la cara llorosa (del 8º al 5º), las manos juntas (6º), el beso con un guiño (de 9º a 7º), la cara sonriente con corazones (8º), la cara sonriente con corazones en los ojos (9º) y la cara sonriente con ojos sonrientes (10º).

De esta manera, la lista vuelve a adquirir el mismo carácter pre-pandémico que en 2019. Durante el 2020, los emojis que dominaron la escena fueron las caras con barbijos y las jeringas. En el top 10 de este año solamente encontramos dos figuras vinculadas a la salud: la cara afiebrada y woozy face, que denota un evidente malestar. El microbio figura lejos, dentro del top 500.

Continuar leyendo

Tecnología

WhatsApp: cómo cambiar el número de teléfono y no perder chats ni contactos

La aplicación de mensajería instantánea ofrece una opción para conservar todas las conversaciones. Cuáles son los principales requisitos para acceder a esta nueva función.

Es sabido cuán engorroso puede resultar cambiar de número de teléfono, no solo por la posibilidad de perder conversaciones con tus allegados sino por el tiempo que requerirá en un futuro comunicarles sobre la adquisición de una nueva línea.

Sin embargo, existen distintas funciones para acelerar el trámite que muchos internautas y usuarios de smartphones podrían desconocer. En ese sentido, WhatsApp, el servicio de mensajería instantánea más utilizado en todo el mundo para hablar con otras personas, ofrece una opción dentro de su aplicación que permitiría realizar el cambio de número sin perder contactos ni conversaciones.

El primer requisito es que el teléfono esté conectado a internet y que tenga la posibilidad de recibir llamadas y mensajes de texto. Una vez asegurado esto, se debe ingresar a WhatsApp a través del dispositivo, hacer click en Ajustes, Cuenta y Cambiar Número.

La app va a pedir el antiguo y el nuevo número de teléfono, además de brindar la opción de ajustar el código del país, en caso de que el cambio de número se deba a que el usuario se mudó al exterior.

Una vez completada esta información, WhatsApp realizará la configuración de forma automática y el usuario podrá seguir usando la aplicación como de costumbre, ya con su nuevo número de teléfono. La información de los contactos, las conversaciones y los grupos en los que está incluido permanecerán intactos.

Cabe aclarar que incluso la app ofrece la opción de enviar una notificación a todos los contactos, o solo a algunos de ellos sobre el cambio en el teléfono, para que ellos estén al tanto del cambio.

 

Continuar leyendo

Negocios

Ciberamenazas en las empresas. ¿Es moral rastrear a los empleados?

Tanto si se trabaja desde una oficina como si se teletrabaja utilizando equipos informáticos propiedad de una empresa, es muy probable que parte del software que esté instalado en el equipo tenga como propósito registrar las acciones del empleado o la empleada que lo utiliza. Desde algo tan sencillo como comprobar el historial de navegación de los navegadores web hasta aplicaciones destinadas a controlar el tiempo en pantalla de los empleados, lo cierto es que la vigilancia informática de las empresas hacia sus trabajadores es una realidad que está cada vez más sujeta a debate.

El argumento de la ciberseguridad

Uno de los principales argumentos esgrimidos por las empresas para establecer este tipo de medidas de control es el de la ciberseguridad. Si los empleados acceden a webs inadecuadas o descargan contenidos peligrosos para la compañía, es importante utilizar un sistema de monitorización que permita detectar estos comportamientos y neutralizar cualquier posible ciberamenaza antes de que afecte al resto de equipos.

Tiene sentido sobre el papel, pero este argumento se puede desmontar fácilmente si se considera que también es posible restringir el acceso a aplicaciones como los navegadores, instalar software antivirus, descargar una VPN y adoptar otras medidas de protección para los equipos informáticos de la compañía, que no requieran del uso de un sistema de vigilancia continuo sobre los empleados.

El argumento de la productividad

Otro de los argumentos esgrimidos por las empresas es el de la productividad, especialmente en el caso de la contratación de empleados para que trabajen por horas. Si bien es cierto que a una persona a quien se le paga para trabajar durante una jornada horaria se le puede exigir que dedique ese tiempo al trabajo y no al ocio, también es cierto que cada vez más se está demostrando la conveniencia de pagar a los empleados por la consecución de objetivos, y no tanto por su dedicación al trabajo durante una serie de horas.

Además, en muchos casos también puede darse que durante momentos puntuales simplemente no haya trabajo. Si el trabajo de un empleado es responder correos electrónicos o contestar al teléfono, y en un momento dado ha terminado con esas tareas y no tiene nada más que hacer, no parece que tenga demasiado sentido impedirle el acceso a la prensa durante unos minutos o responder a un correo personal en horas de oficina.

La monitorización fuera de horas de oficina

En cualquier caso, lo que sí parece claro es que la monitorización fuera del horario de oficina está fuera de toda ética, especialmente en los casos en los que se utiliza un sistema de monitorización excesivo o se tiene acceso a la webcam de los dispositivos que se utilizan para el teletrabajo. Este tipo de control excede los límites de lo razonable, si bien todavía existe un cierto vacío legal en torno a este tipo de prácticas debido a que el teletrabajo no ha pasado a ser una actividad realmente extendida hasta hace apenas un año, cuando comenzaron las medidas de restricción para contener la pandemia del coronavirus.

En este sentido, la mejor opción para los trabajadores es utilizar únicamente dispositivos de la empresa para el trabajo y nunca dispositivos personales, de manera que puedan sencillamente apagarlos al terminar su jornada y evitar cualquier tipo de seguimiento de su vida personal. Este tipo de medidas, además, contribuyen a mantener bien delimitada la línea entre el espacio personal y el profesional, algo que suele resultar difícil con el trabajo telemático, sobre todo para los trabajadores y trabajadoras con menos experiencia en este ámbito.

En caso de duda, los sindicatos responden

Siempre que cualquier trabajador o trabajadora sienta que su empresa registra en exceso sus movimientos en los dispositivos con los que trabaja, los sindicatos pueden ofrecer un completo asesoramiento que les ayude a marcar de forma más clara estos límites. De esta manera se puede alcanzar un mejor equilibrio entre un control razonable de la productividad del personal de una empresa, y un mayor respeto por su merecida privacidad personal.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR