Paritaria docente

Mariotto compara a los docentes con los policías que “tienen un arma”

El vicegobernador bonaerense pidió a los gremios "que sean más creativos a la hora de reclamar y no sobre la lesión o el daño a un derecho que es irreparable, como es el derecho a aprender"

martes 18 de marzo de 2014 - 2:04 pm

El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, comparó hoy el paro docente con “el de servidores públicos que tienen un arma en el bolsillo”, en referencia a los policías que protestaron en su momento.

“Sin los chicos en las aulas estamos discutiendo bajo una presión tan grande como aquellos sectores de los servidores públicos que tienen un arma en el bolsillo para sentarse a negociar”, planteó Mariotto, que vinculó así el conflicto con los maestros con el reclamo de la policía de finales del año pasado. [pullquote position=”right”]Mariotto compara a los docentes bonaerenses con los policías que “tienen un arma”[/pullquote]

En igual línea, sostuvo que “esto es como un arma en el bolsillo, tener a los pibes fuera de las aulas” y agregó “en esto hay que ser taxativo, los niños (deben estar) en el aula”.

Mariotto pidió a los gremios “que sean más creativos a la hora de reclamar y no sobre la lesión o el daño a un derecho que es irreparable, como es el derecho a aprender”.

En declaraciones a la prensa desde Mar del Plata, el funcionario provincial pidió que la paritaria docente continúe “con los niños dentro la escuela” y dijo “a veces ese formato es funcional a los dirigentes gremiales, pero no sé si eso los hace sentir tan cómodos a los maestros”.

“Respetando las paritarias, respetando la opinión crítica de los docentes y con una mirada retrospectiva de lo que pasó en los últimos tiempos, debemos transitar el trámite jurídico, administrativo, político y cultural necesario para poner en el horizonte la posibilidad de declarar a la educación como un servicio público esencial”, reclamó el vicegobernador.

Al respecto, pidió “ver no sólo qué ocurre en Venezuela, Perú y Ecuador, que tuvo que reformar su Constitución para avanzar en esa dirección, sino también en España, en Italia, que han incorporado a la educación como servicio público”.

“Ahora es momento de apelar a la racionalidad”, instó Mariotto, que aseguró: “No creo que ningún docente quiera que los chicos no estudien. Deben seguir reclamando lo que le parece justo, pero de forma edificante, en una mesa de consenso y de búsqueda de construcción”.

COMENTARIOS