Papa Francisco

Francisco pidió “luchar contra la plaga” del femicidio en Latinoamérica

En su penúltimo día en Perú, el Sumo Pontífice expresó su dolor porque "tantas mujeres son expuestas a un sinfín de violencias"

sábado 20 de enero de 2018 - 8:25 pm

En el penúltimo día de su visita a Perú, el papa Francisco llamó a “luchar contra una plaga que afecta a nuestro continente americano: los numerosos casos de femicidios”. Ayer, en uno de sus discursos en la selvática Puerto Maldonado, el Papa había pedido “no naturalizar la violencia machista hacia las mujeres”.

“No se puede naturalizar la violencia, tomarla como algo natural. No, no se naturaliza la violencia hacia las mujeres sosteniendo una cultura machista que no asume el rol protagónico de la mujer dentro de nuestras comunidades”, cuestionó el pontífice en su encuentro con pobladores de la ciudad del este peruano.

“Y son muchas las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes. Los invito a luchar contra esta fuente de sufrimiento pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia”, agregó.

El discurso del sábado, originalmente dedicado a la Virgen, se convirtió en un homenaje a la mujer, cuando alabó a todas las madres y abuelas de esta Nación que, dijo, “son verdadera fuerza motora de la vida y de las familias del Perú”.

En su mensaje en Plaza Trujillo, el Santo Padre pidió “reconocimiento y gratitud” ante las mujeres que son un bastión en las vidas de nuestras ciudades, y explicitó: “Mirando a las madres y a las abuelas luchar contra una plaga que afecta a nuestro continente americano: los numerosos casos de femicidios”.

Tras denunciar la presencia de diversos tipos de “esclavitud” en la zona, expresó su dolor por “constatar cómo en esta tierra, que está bajo el amparo de la Madre de Dios, tantas mujeres son tan desvaloradas, menospreciadas y expuestas a un sinfín de violencias”.

Finalmente, hizo un llamado a la acción: “No nos es lícito mirar para otro lado y dejar que tantas mujeres, especialmente adolescentes, sean pisoteadas en su dignidad”.

COMENTARIOS