Internacionales

Revés para Trump: el Gobierno inicia un cierre parcial por falta de fondos

Tras el fallido intento de los republicanos por aprobar el presupuesto, desde esta madrugada cesarán operaciones de Departamentos y oficinas federales consideradas no esenciales

sábado 20 de enero de 2018 - 11:22 am

El Gobierno de Estados Unidos inició esta medianoche un cierre parcial de sus actividades por la falta de fondos para financiarlas después de que republicanos y demócratas no alcanzasen un acuerdo presupuestario en el Congreso.

El Partido Republicano precisaba de 60 votos sobre 100 para aprobar una extensión por un mes en el presupuesto del año pasado, de forma de permitir negociaciones para un plan anual definitivo, pero no logró los apoyos suficientes.

La oposición demócrata bloqueó el acuerdo para extender el presupuesto al no incluirse una solución para los casi 700.000 inmigrantes beneficiados por el programa DACA, lanzado en 2012 por el gobierno del entonces presidente Barack Obama, y que no fue renovado por Trump.

De acuerdo con la nota de la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, los demócratas tomaron a los ciudadanos estadounidenses como “rehenes”.

“Esta es una actitud de perdedores obstruccionistas, no de legisladores”, expresó la vocera de la Casa Blanca, para añadir que la oposición “puso la política por encima de la seguridad nacional”.

Al no lograr un acuerdo, desde el primer minuto del sábado el gobierno cesará operaciones de Departamentos y oficinas federales consideradas no esenciales, justo en el día en que se cumple un año exacto de la investidura de Trump.

En la tarde del viernes, el polémico presidente asumió personalmente las riendas de las negociaciones y se reunió de urgencia en la Casa Blanca con el líder del Partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, para un esfuerzo de última hora.

En la red Twitter, Trump afirmó que tuvo con Schumer una “excelente reunión preliminar” en la que ambos “trabajaron en busca de soluciones para la seguridad y para nuestros militares”. Sin embargo, poco después retornó a Twitter para admitir que las perspectivas de un acuerdo para evitar el cierre de gobierno no se veían bien.

Luego de su encuentro con Trump, Schumer se reunió a puertas cerradas con otros dirigentes de su partido en el Senado, pero comentó con periodistas que había habido algunos avances en el encuentro aunque sin adelantar si había posibilidad de un acuerdo.

“Hemos logrado algunos avances pero aún hay numerosos desacuerdos. Las negociaciones van a continuar”, se limitó a comentar Schumer a los periodistas aglomerados en el Congreso.

Por su parte, Trump canceló el viaje previsto para el fin de semana a su resort en Florida, y permanecerá en Washington para coordinar las acciones de gobierno en caso de que la parálisis sea inevitable, indicó la Casa Blanca.

La Cámara de Representantes había aprobado el jueves por la noche una extensión de cuatro semanas del presupuesto, hasta el 16 de febrero, por 230 votos contra 197.

De antemano, se sabía que las perspectivas eran sombrías en el Senado, donde la minoría del Partido Demócrata, ansiosa por aprovechar los acuerdos presupuestarios para resolver el tema migratorio, ya había mostrado su intención de bloquear cualquier votación.

“La ley de presupuesto del gobierno fue aprobada la noche pasada en la Cámara de Representantes. Ahora se necesita a los demócratas para que se apruebe en el Senado -pero ellos quieren inmigración ilegal y fronteras débiles”, había tuiteado Trump en la mañana del viernes.

“¿Va a haber un ‘shutdown’?”, se preguntó, en referencia al cierre de gran numero de agencias federales en caso de un fracaso en el Senado.

“Necesitamos más victorias republicanas en 2018”, especialmente en las elecciones de mitad de mandato previstas para noviembre próximo, concluyó Trump en su tuit.

Schumer había dicho el jueves que si no se llegaba a un acuerdo para el viernes por la noche debería haber una medida de financiamiento a más corto plazo que “le daría al presidente unos días para sentarse a la mesa”.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, dijo que el proyecto de ley de la Cámara prevé cuatro semanas de financiación, suficientes para permitir que las conversaciones continúen “sin echar al gobierno al caos sin ninguna razón”. Schumer quiere “retener a todo el país como rehén”, añadió McConnell.

El presidente de la Cámara baja, el republicano Paul Ryan, llamó a Schumer a evitar un cierre del gobierno, diciendo: “Es arriesgado. Es imprudente. Y está mal”.

La última vez que el Gobierno de Estados Unidos tuvo que cerrar por falta de fondos fue en octubre de 2013, con Barack Obama en la presidencia del país, un parón que se alargó durante 16 días.

En 2013, Obama mandó a más de 800.000 trabajadores públicos -los considerados “no esenciales”- a sus casas suspendidos de empleo, cerró museos y parques nacionales y canceló tratamientos experimentales en los centros médicos de investigación federales.

COMENTARIOS