Política Internacional

La reina Isabel II reveló las “desventajas” de usar la corona de Inglaterra

En la primera entrevista que la reina da a lo largo de su reinado de seis décadas, contó las incomodidades que debe sufrir para llevar el símbolo de su realeza

sábado 13 de enero de 2018 - 8:13 pm

Usar una corona no es tan fácil como parece, y no lo decimos nosotros, sino una de las monarcas que más tiempo lleva usando una: en una entrevista poco usual ofrecida por la Reina Isabel II para el documental The Coronation en el canal del Smithsonian, Su Majestad habló de las “desventajas” de la corona.

Uno de los objetos más importantes durante una coronación es la Corona Imperial del Estado, incrustada de diamantes. La monarca de 91 años la usó al final de su coronación el 2 de junio de 1953, y su padre, el rey George VI, la usó durante su coronación el 12 de mayo de 1937. La Reina también la usa para la mayoría de las ceremonias de apertura del Parlamento. Sin embargo, admitió que luce un poco diferente hoy que cuando la usó por primera vez su padre.

“¿Ven? Es mucho más pequeña, ¿verdad? Era de la misma altura. Cuando mi padre usó llegaba como hasta acá”, dijo, usando su mano para señalar la diferencia. La Reina dijo que la corona habría sido “muy pesada” cuando su padre la usó.

“Es difícil recordar que los diamantes son piedras… así que es muy, muy pesada”, dijo el entrevistador Alastair Bruce.

“Sí”, agregó Su Majestad. “Afortunadamente, mi padre y yo tenemos la cabeza de la misma forma, una vez que te la pones se queda ahí. Es decir, se queda en su lugar por sí misma”.

Usar la corona requiere que la Reina no se mueva. De hecho, no puede mirar hacia abajo para leer su discurso si la usa en un compromiso en que requiera dar unas palabras.

“Tienes que tomar el discurso y subirlo”, dijo. “Porque si lo hicieras [mirar hacia abajo], se te rompería el cuello. Se te caería”.

Y agregó, “Así que hay algunas desventajas de usar coronas. De otro modo, sí son cosas muy importantes”.

Además de hablar sobre el objeto clave en una coronación, Su Majestad recordó su propia ceremonia de hace tantos años. Bruce le mostró un video de ella viajando a la Abadía de Westminster en la carroza estatal de oro, que pesa cerca de cuatro toneladas: “Horrible”, dijo la Reina. Y luego explicó que la carroza “no es muy cómoda”. Aún así, la monarca se subió al carruaje por unos ocho kilómetros ese día.

COMENTARIOS