Muerte del fiscal Nisman

Nisman: los extraños sucesos que rodearon la muerte

De acuerdo a una pericia hecha por la Gendarmería Nacional, el fiscal murió entre la noche del sábado 17 de enero y las primeras horas del día siguiente

domingo 31 de diciembre de 2017 - 7:28 am

El jueves 15 de enero de 2015, tres días antes de que Alberto Nisman apareciera muerto con un disparo en la cabeza en su departamento “2” del piso 13 de la torre boulevard del complejo Le Parc, de Puerto Madero, se cortó la luz en esos edificios.

Así lo declararon ante la Justicia vecinos que viven o vivían allí. El juez de la causa, Julián Ercolini, y el fiscal que instruye el expediente, Jorge Taiano, intentan determinar quiénes y cómo asesinaron al fiscal del caso AMIA y denunciante de la Presidenta en ejercicio.

Ambos sospechan que ese apagón produjo un “evento al menos sugestivo” que desencadenó en muchos otros más.

De acuerdo a una pericia hecha por la Gendarmería Nacional, Nisman murió entre la noche del sábado 17 de enero y las primeras horas del día siguiente.

Según detalla el diario Clarín, siempre de acuerdo a las pruebas recolectadas por las autoridades judiciales, los acontecimientos más sospechosos que se sucedieron antes de aquellas horas enigmáticas -o no tanto- que cambiaron la Argentina.

Y también qué fue lo que ocurrió el domingo 18 de enero de 2015, cuando la opinión pública desconocía qué le había pasado al fiscal.

Un día antes de ese domingo, el sábado 17 de enero, cuando Nisman aún vivía, se aceleraron una serie de hechos extraños que forman uno de los ejes centrales de la pesquisa de Ercolini y Taiano.

Para conocer mejor lo que el juez y el fiscal lograron demostrar sobre ese día clave, conviene conocer lo que probaron que pasó los días anteriores a lo que se considera fue un asesinato.

Y también informar sobre la trastienda de cómo vivieron lo que pasaba en el poder K, en el mundo del espionaje y entre los familiares y empleados más cercanos a Nisman el día que los argentinos se enteraron, ya sobre la medianoche, que éste último había muerto.

Porque pasó de todo. Todo empieza, entonces, ahora, el jueves 15 de enero de 2015.

Ercolini escribió en el auto de procesamiento del acusado de ser el partícipe necesario del asesinato de Nisman, Diego Lagomarsino, que la falta de luz en Le Parc que se habría producido aquel día coincidió con “trabajos y reparaciones” de las cámaras de seguridad del complejo. A lo que se sumaron también arreglos en las redes que proveían internet vía wi-fi a los vecinos de las torres.

Uno de los especialistas que trabajó en esos sistemas de vigilancia y vías de entradas a las computadoras de los edificios aportó a la Justicia, por ejemplo, un dato singular.

Admitió que existía la posibilidad de acceder a las cámaras de grabación de seguridad de Le Parc, de forma remota, “para que interrumpan su grabación”.

¿Por qué el viernes 16 de enero especialistas repararon las cámaras y el wi-fi de Le Parc? ¿Fue casualidad?

La Justicia sospecha que no, y que quizás allí se podría encontrar una pista crucial para descubrir por qué pasó lo que pasó el domingo 18 en esos rascacielos que se elevan al cielo hasta alcanzar los 50 pisos de viviendas.

COMENTARIOS