PAMI

Procesaron a la cúpula de un laboratorio por sobornar a médicos del PAMI

También trabaron embargos a sus bienes por el monto de 150.000 pesos a cada uno de los cinco ejecutivos acusados de pagar para que prescriban medicamentos de su empresa

sábado 30 de diciembre de 2017 - 3:56 pm

“Ana-Ana” no es, en el mundo de la medicina, el nombre de una mujer, sino de una conocida forma de soborno: “50 y 50”, o “Mitad y mitad”, como los que reciben algunos médicos por parte de ciertos visitadores médicos, o agentes de propaganda médica (APM) que trabajan bajo las órdenes de reputados laboratorios medicinales, a cambio de que los profesionales de la salud receten a sus pacientes los fármacos que producen.

Según informó Infobae, la Justicia procesó a cinco ejecutivos de un laboratorio de especialidades médicas que pagaban coimas, dádivas, incentivo” o “Ana-Ana”, a tres “lapiceras” (como llaman a los facultativos que recetan a cambio de una dádiva) que trabajaban en un hospital que depende de la obra social de los jubilados, a cambio de que estos receten a sus pacientes fármacos elaborados por esa empresa.

El juez federal Sergio Ramos dispuso el procesamiento –sin prisión preventiva- de Daniel Binder, Carlos Alberto Arredondo, Luis César Forte, Guillermo Enrique Yañez y Clara Catalina Gaivironsky, todos ellos integrantes del directorio del Laboratorio Finadiet SACYFI.

El delito que les imputó fue el de tráfico de influencias, figura penal que había sido solicitada por Javier Arzubi Calvo, a cargo de la UFI-PAMI, y Jorge Di Lello, titular de la Fiscalía Federal N°1.

Los integrantes del directorio del laboratorio ubicado en la avenida Hipólito Yrigoyen al 3.700, en Capital Federal, habían librados cheques por casi 100.000 pesos que terminaron en las cuentas personales de los facultativos que trabajaban en el sector Urología del hospital Cesar Milstein –ex Hospital Francés- que depende del PAMI.

Los médicos procesados son Jorge Escalera Sarabia, jefe de residentes de Urología de esa institución y sus colegas Julio Verdinelli y Esteban Damián Trucco.

El puntapié de la investigación fue la denuncia que ante la UFI-PAMI realizó un joven residente del plantel del Servicio de Urología del ex Hospital Francés, que detectó que Escalera Sarabia, su jefe directo, le había enviado al plantel de residentes un mensaje de Whatsapp a través del cual “los instruía para que solo recetasen medicamentos del Laboratorio Finadiet” y que, en caso contrario, “tendrían problemas”.

El denunciante explicó que en la maniobra también estaban comprometidos los médicos Verdinelli y Trucco, quienes, junto a su jefe, y a cambio de recetar a los pacientes de PAMI los medicamentos Finadiet, “recibían cheques en sus cuentas personales”.

Más tarde la justicia reconstruiría la maniobra y descubriría que durante dos años, los directivos de Finadiet firmaron 38 cheques, por un valor total de 94.802 pesos que fueron depositados en las cuentas personales de “Los lapiceras”.

COMENTARIOS