Salud

Cómo disfrutar de la playa sin que el sol nos dañe

Nunca está de más cada verano recordar las recomendaciones de los dermatólogos

sábado 30 de diciembre de 2017 - 7:45 am

La piel tiene memoria y el daño se acumula. Una vez que se broncea implica un daño y, aunque el tono vuelva a la normalidad, con el tiempo sus consecuencias empiezan a notarse. Por eso es importante protegerse, sobre todo a los niños pequeños, que además suelen estar más expuestos al sol.

Entre las 11 de la mañana y las 16:00 horas es el momento del día que el sol provoca más daño. Sin embargo, la recomendación es evitar la exposición desde esa hora en la mañana hasta las 18.

En estas horas, lo ideal es buscar resguardo bajo la sombra o utilizar una sombrilla. También es recomendable el uso de sombreros de ala ancha, que son los que mejor protegen, o gorros visera, y lentes que cuiden la vista.

Para bajar a la playa es clave respetar el horario y el uso del protector. Los protectores solares para niños suelen ser más resistentes al agua y tienen componentes hipoalergénicos. Los bebés menores de 6 meses no deben bajar a la playa ni aplicarles protectores solares. En cambio, los niños menores de 2 años sí deben usar protector pero no es recomendable que se expongan antes de las seis de la tarde.

En cuanto a la elección del protector, se recomienda utilizar un factor 30 o superior, tanto para niños como para adultos. Este indicador determina la protección que brinda un producto contra las radiaciones UVB. Por lo general suele estar especificado en el envase con las siglas FFP (o SFP en inglés). El factor 30 protege al cuerpo del 96% de las radiaciones, mientras que el factor 50 protege en 98%.

En verano hay que tener un cuidado especial con las manchas en la piel. Para las personas que de por sí tienen muchos lunares, la exposición solar trae más riesgo de desarrollar cáncer de piel del tipo melanoma.

Hay tres clases de cáncer de piel: basocelular (menos riesgosos), el espinocelular (intermedio) y el menos común pero más peligroso, el melanoma. Para quienes tienen pieles sensibles o con lunares, es importante realizarse controles periódicos con un dermatólogo.

Fuente: El Observador

COMENTARIOS