Salud

Siete causas por las que puede retrasarse la menstruación

Estos son los factores más comunes por los que no te viene cuando corresponde

viernes 29 de diciembre de 2017 - 8:46 am

Si notamos alguna irregularidad, es importante que evaluemos la situación. De ser necesario, podemos acudir al médico para que nos indique el por qué del retraso.

Cabe destacar que no siempre implica algo grave. En otras palabras, las variaciones en el periodo menstrual no son algo extraño. De hecho, son parte del proceso. A continuación, siete posibles causas de retraso del periodo.

1. Embarazo

Debido a que los síntomas del embarazo temprano como calambres, hinchazón, fatiga, sensibilidad mamaria son similares a los que puede experimentar en los días previos a la menstruación, puede ser difícil saber si tu ciclo simplemente “se apaga” unos días o estás embarazada.

La forma más rápida y fácil de averiguarlo es hacerte un test de embarazo. Estas pruebas detectan en tu orina la gonadotropina coriónica humana, la hormona liberada durante el embarazo. Son más confiables el día posterior a tu período perdido, pero algunas pruebas pueden detectar un embarazo hasta 5 días antes.

2. Estrés

Puede tener una serie de efectos secundarios desagradables, como dolores de cabeza, aumento de peso y acné. Y también puede afectar tu ciclo menstrual. Cuando estás bajo estrés físico o emocional, tu cuerpo produce las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol).

Los niveles elevados obligan al cerebro a decidir qué funciones corporales son esenciales y cuáles no hasta que finalice el evento que produce la ansiedad.

El flujo de sangre a los músculos y el oxígeno a los pulmones aumentan. Esto es parte de la respuesta de “luchar o huir” de la que probablemente haya escuchado. Mientras que otros, como la digestión y el sistema reproductivo, pueden detenerse temporalmente en casos extremos. Cuando el ciclo reproductivo se retrasa, también lo hace tu periodo.

3. Trastorno tiroideo

Cuando la tiroides no funciona correctamente puede causar cambios menstruales anormales. Una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) puede hacer que los periodos sean más ligeros y menos frecuentes.

Los síntomas adicionales incluyen pérdida de peso, latidos cardíacos rápidos, aumento de la sudoración y problemas para dormir. Una tiroides poco activa (hipotiroidismo) también puede causar que tu periodo sea menos frecuente. También puede causar aumento de peso, fatiga, piel seca y pérdida de cabello. Un análisis de sangre ayuda a descartar esta opción.

4. Desequilibrio hormonal

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una afección en la que las hormonas sexuales femeninas están fuera de equilibrio. Puede causar quistes en los ovarios y prevenir la ovulación con regularidad.

Además de periodos perdidos o irregulares, el SOP también puede causar exceso de crecimiento de cabello, acné, aumento de peso y posiblemente infertilidad. Mediante un análisis de sangre se puede comprobar el estado de los niveles hormonales.

5. Peso

La pérdida extrema de peso, una ingesta baja de calorías o un peso muy bajo estresan al hipotálamo y el cuerpo no libera los estrógenos necesarios para construir el revestimiento del útero.

Los trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia también causan que los niveles de estrógeno bajen. Por otro lado, tener sobrepeso o ganar mucho peso en poco tiempo puede hacer que tu cuerpo produzca demasiados estrógenos. Tanto un extremo como otro son perjudiciales para la salud.

La sobrecarga puede hacer que pases meses sin ovular o que el revestimiento del endometrio crezca demasiado y se vuelva inestable. Lo que da como resultado periodos pesados, irregulares o faltantes.

6. Medicamentos

Tanto los anticonceptivos hormonales como otros fármacos pueden alterar el periodo menstrual. Entre los más destacados se encuentran: los antidepresivos, algunos antipsicóticos, los corticosteroides y los medicamentos que se utilizan para la quimioterapia.

7. Perimenopausia

Es el periodo de tiempo que precede a la menopausia, en el que comienza a decaer la producción de estrógeno. Por ello, durante la perimenopausia, no es raro tener cambios en el ciclo menstrual.

Los periodos pueden ser más o menos frecuentes, más cortos o más largos, más ligeros o más pesados. Pero también es probable que experimente sofocos y sudores nocturnos, dificultades para dormir, sequedad vaginal y cambios de humor.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que un retraso del periodo puede tener origen emocional. La clave está en no sacar conclusiones precipitadas hasta que descubras qué está sucediendo realmente. Una visita al médico puede ayudar a identificar la causa.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS