Policiales

Argentinidad al palo: se roban los led de un monumento para tunear motos

La comuna se ve obligada a reemplazar las tiras LED que decoran el monumento cada 20 días debido a los robos

domingo 24 de diciembre de 2017 - 7:29 pm

El monumento homenaje “al agua y el trabajo” que corona la rotonda de la ruta 60 en Junín, ha tenido un par de “accidentes”. Al parecer, ha sido el blanco de algunos que piensan que las cintas de led que simula una potente cascada son perfectas para iluminar… las ruedas de sus motos o el chasis de algún auto.

La comuna ya hizo las denuncias correspondientes, pero ante la falta de resultados y la reincidencia de los robos, el personal se resigna a reponer el material cada 15 días o un mes.

“Hay gente que no cuida nada y que ha encontrado una manera barata de tunear sus motitos o sus autos viejos: robarse las tiras de led que iluminan el monumento. Es lamentable pero ocurre todo el tiempo y no encontramos solución”, cuenta José Vázquez, director de Recursos Físicos de la comuna: “En estos momentos deben faltar un 50% de los led que lleva esa obra y eso que los repusimos hace solo 20 días”.

El Monumento al Agua y el Trabajo fue inaugurado en 2013 en la rotonda de calle Miguez y ruta provincial 60, a unos pocos kilómetros del pueblo de Los Barriales; la obra tiene un ingenioso sistema de iluminación que llama la atención de los conductores que pasan por la zona pero también de algunos vándalos del lugar, que imaginan que las tiras de led quedarían más vistosas en las ruedas de sus motitos de baja cilindrada.

“Como es un sistema que funciona con 12 voltios, no es complicado adaptarlo a una moto o un auto y es eso lo que hacen; algunos se las llevan incluso para iluminar sus jardines, pero al no poder probar que son nuestros led tampoco podemos reclamar nada”, cuenta Vázquez y explica que la comuna ha analizado alternativas para frenar los robos e incluso, hasta barajó la posibilidad de enrejar el monumento, una medida drástica que le quitaría buena parte de la vista que tiene el lugar.

“Hay vecinos que nos dicen que pongamos las tiras de led a 220 voltios, pero no podemos hacer eso sin poner en riesgo la vida de la gente que se los roba”, señalan desde la comuna, resignados a reponer las tiras de led, que según la calidad pueden ir desde los 1.800 a los 5.000 pesos, explican en el área de Electrotecnia.

“Hay un grupo de pibes que tiene la costumbre de romper alguna farola de la plaza para que todo el lugar quede a oscuras”, cuenta Mario, un vecino de la plaza Belgrano, en La Colonia. Desde la comuna explican que al entrar en cortocircuito una de las luminarias, el disyuntor hace que todo el sistema se apague: “Un principio de solución ha sido elevar los registros de las farolas y las estamos rediseñando para que en las luminarias más altas estén a 3 metros, de esa manera les cuesta mucho más dejarlas en cortocircuito”.

La comuna apela a la colaboración de los vecinos, que en muchos espacios públicos hacen las veces de vigilantes voluntarios: “En las plazas y paseos más concurridos es difícil que haya vandalismo, pero en las más aisladas o durante la noche los casos se multiplican. Solo podemos apelar a que estos muchachos entiendan alguna vez que no tiene sentido el vandalismo porque las plazas se reparan con la plata de todos”.

COMENTARIOS