Música

A 30 años de la muerte de Luca Prodán, el hombre que cambió el rock en Argentina

Un 22 de diciembre de 1987 moría el músico que cambió el rock a fuerza de rebeldía y visceralidad. Así lo recordamos

viernes 22 de diciembre de 2017 - 2:11 pm

Un día como hoy, hace 30 años, moría Luca Prodan, quien por entonces era el líder y cantante de SUMO, una banda que cambió para siempre la historia del rock argentino, pero en su momento fue incomprendida y no terminó de atravesar la línea del under.

Luca nació en Roma el 17 de mayo de 1953 y murió el 22 de diciembre de 1987 con tan solo 34 años. Dos meses antes de perder su vida, luego de editar un tercer LP, Sumo tocó en Obras Luca le pidió a sus compañeros tocar dos veces el último tema de su lista de temas, Fuck You. “Va la última”, dijo Luca como si supiera lo que se vendría. Al otro día lo encontraron muerto en su humilde pieza del Abasto.

Prodan llegó a la Argentina en 1982 desde Europa, donde había compartido colegio con el príncipe Carlos de Inglaterra, había visto de cerca el surgimiento del movimiento punk y se había hecho un amigo inseparable de la heroína, droga que casi lo mata. Su hermana Clara se había suicidado con una dosis letal y Luca jamás pudo superarlo. No quería tener el mismo final y decidió escapar a un lugar donde esa droga ni siquiera había llegado: la Argentina.

Nuestro país le llegó por una postal que le había mandado tiempo atrás Timmy McKern, con quien había compartido colegio , en Córdoba. Su amigo estaba casado con la hermana de un músico, Germán Daffunchio, que más tarde se convertiría en el guitarrista de Sumo. Sin heroína, Luca se aferró a la ginebra, la cocaína y una guitarra criolla de Timmy, con la que comenzó a hacer canciones.

En un panorama dominado aún por las tradiciones inauguradas con la edición de “La Balsa”, en 1967, Luca Prodan apareció como una rareza, interpretando canciones con influencias reggae, hardcore, new wave y demás corrientes musicales derivadas del punk. Apareció cantando en inglés y mofándose de figuras como Pappo. Le gustaba provocar.

Una de las primeras formaciones de Sumo. De izq a der: Luca Prodan, Alejandro Sokol, Roberto Pettinato, Germán Daffunchio y Diego Arnedo
Una de las primeras formaciones de Sumo. De izq a der: Luca Prodan, Alejandro Sokol, Roberto Pettinato, Germán Daffunchio y Diego Arnedo

Mientras la plana mayor del rock argentino aún abrevaba en los Beatles, los Rolling Stones, Led Zeppelin o el rock sinfónico, entre otras influencias, Luca desplegó un estilo que debía su impronta a desconocidos para los argentinos hasta ese momento como Blondie, Van Der Graaf Generator, Elvis Costello y, fundamentalmente, Ian Dury & The Blockheads.

Tal vez su desconocimiento total de la obra de figuras centrales como Charly García, Luis Alberto Spinetta, Litto Nebbia o Pappo resultó decisivo para que el cambio planteado por este músico sea tan radical para el rock nacional.

En apenas cinco años al frente de Sumo, Luca estableció parámetros indispensables para el devenir del rock argentino, con una influencia que persiste al día de hoy.

Murió un 22 de diciembre de 1987. La noticia parecía predecible pero no fue menos dura. Es que casi no comía y consumía mucho alcohol, estaba muy deteriorado. Todos estaban esperando ese día. “Sólo faltaba ponerle fecha”, dijo Timmy.

Dos días antes de su muerte, Luca tocó con Sumo en el estadio de Los Andes, ante no más de 500 personas. Según contó Germán Daffunchio en una entrevista, estaba muy flaco, borracho y le costaba cantar. “Tenía el mismo corazón, pero no el mismo cuerpo. Le costaba afinar. Hasta el último día dio todo. Es lindo entregar tu vida por la pasión. Pero ese día yo sabía que se iba a morir en cualquier momento”, dijo el guitarrista de la banda.

La madrugada del 22 de diciembre de 1987 lo encontraron muerto en su habitación de la casa ubicada en la calle Alsina 451, en San Telmo. Había sufrido un paro cardíaco debido a una grave hemorragia interna causada por una cirrosis hepática.

“Por suerte sentí paz. Fuimos a su casa y estaba en el piso tirado, mitad del cuerpo en el colchón y mitad del cuerpo en el piso. Estaba sin una remera, le apoyé las manos y cuando vi que estaba frío, me tiré encima de él a calentarle el cuerpo, andá a saber por qué”, contó Ricardo Mollo, actual guitarrista y vocalista de Divididos, una de las bandas que se formó tras la separación de Sumo.

COMENTARIOS