Política

Lousteau, tras el ataque: “Me confié al pensar que se podía caminar con la frente en alto”

El diputado de Evolución habló en el recinto después de ser atacado por un grupo de manifestantes a dos cuadras del Congreso

jueves 21 de diciembre de 2017 - 3:15 pm

Martín Lousteau volvió a dar un encendido discurso en la Cámara de Diputados un día después de haber sido agredido por un grupo de trabajadores del Banco Provincia y realizó una dura autocrítica hacia las actitudes de muchos legisladores.

“Somos responsables de no ayudar a sanar a esta sociedad. Somos culpables de la violencia con la que nos tratamos y que le contagiamos a la gente”, indicó el diputado sobre los numerosos incidentes que tuvieron lugar en los últimos días en los alrededores del Congreso.

Con respecto la tenso episodio que sufrió por parte de un grupo de manifestantes, dijo que le pasó “por confiado”. “Yo me confíe porque eran los empleados del Banco Provincia, que considero que son una familia propia con la que trabajé mucho y estoy orgulloso de la gestión que hicimos”, señaló. El diputado fue presidente del organismo del 2005 al 2007 y se cruzó ayer con sus excompañeros en una marcha en el Palacio Legislativo. Lo acorralaron, le gritaron y le pegaron.

“Me resisto a que un político no pueda caminar por la calle con la frente en alto. El pueblo nos eligió para que los representemos”, remarcó. “Hay muchos que creen que lo que ocurre en la sesión es una guerra como ‘Titanes en el Ring’ y se equivocan”, advirtió sobre los riesgos de jugar permanentemente “con la grieta”.

Luego, siguió con su dura autocrítica: “Llevamos 34 años de democracia y pensábamos que se podía comer, se podía educar, y eso no pasó. Somos todos responsables de haber destruido el mejor Estado de Latinoamérica”.

Una vez conocida la agresión, Lousteau recibió la solidaridad de sus pares en la Cámara baja y referentes de las distintas fuerzas políticas, quienes a través de las redes sociales repudiaron la agresión. “La solidaridad y el repudio están bien, pero es mucho más interesante reflexionar acerca de si estamos contribuyendo a apaciguar o a incendiar los estados de ánimo de la gente”, planteó.

COMENTARIOS