Aerolíneas Argentinas

Por qué la venta de aviones comprados en la Década Ganada podría ocasionarle pérdida a Aerolíneas

La compra de los aviones Embraer a Brasil para la flota de Austral se debió, según admitió la propia Cristina Kirchner, más a una cuestión política que a razones operacionales

jueves 21 de diciembre de 2017 - 7:00 am

Aerolíneas Argentinas se enfrenta a una gran pérdida en la venta de los aviones Embraer que, en noviembre de 2009, la entonces presidenta Cristina Kirchner le compró a Brasil como un “gesto de amistad” para con el ex mandatario Luiz Inacio Lula De Silva

Hoy, según informó La Nación, la venta de estos aviones está a punto de generar una enorme pérdida en los balances de Aerolíneas Argentinas, ya que en el mercado ofrecen pagarle menos de lo que Aerolíneas debe por aquella compra.

Austral Líneas Aéreas tiene 26 Embraer 190, un modelo de 94 asientos, de los cuales 22 son propios comprados mediante leasing financiero por 34,9 millones de dólares por cada uno, mientras en el mercado costaban alrededor de 30 millones. Ahora, según los consultores internacionales que miraron la operación, no valen más de 12 millones de dólares.

En la empresa se preguntan cómo se hará para saldar el crédito con el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes), financista de la operación, a donde deben aún 360 millones de dólares.

Pero no sólo eso: en los balances de la línea aérea estatal, los aviones están puestos en el activo por valores que al menos duplican el precio en la plaza.

Al revisar estas carpetas, tanto en Aerolíneas como en las oficinas de los consultores internacionales, volvió a llamar la atención el precio de compra. En consecuencia, se sustanciaron denuncias tanto en la Argentina como en la Securities and Exchange Commission (SEC), la Comisión de Valores de EE.UU.

Por qué venderlos

Por su tamaño. Desde que llegaron, no fueron pocos los expertos que advirtieron que eran para una Argentina que vuela poco, y que no bien el mercado se despertara no iban a resultar útiles.

Los Embraer consumen menos, pero en un marco de combustible relativamente barato y un mercado de alta demanda se vuelven antieconómicos, ya que para llevar la misma gente necesitan más frecuencias. El menor consumo no compensa. Por caso, en la ruta Buenos Aires/Neuquén se necesitarían ocho o nueve Embraer paras cubrir cinco vuelos de un Boeing 737-800.

En Aerolíneas abrirán una licitación en enero para la compra de los potenciales reemplazos. Entonces, se convocará a los grandes fabricantes, la francesa Bombardier, entre ellos.

La línea aérea estatal decidió venderlos todos juntos. El problema es que los vendedores ya miraron el mercado y no hay comprador a buen precio por un lote de 22 aviones. Las ofertas que llegaron obligarían, de aceptarlas, a anotar un enorme quebranto en los balances de la empresa.

COMENTARIOS