Reforma Previsional

Julio Bazán publicó una impactante foto, tras el ataque en el Congreso

El periodista de Todo Noticias sigue internado en terapia intermedia, tras haber recibido golpes y piedrazos por parte de manifestantes que rechazaban la reforma previsional

miércoles 20 de diciembre de 2017 - 1:44 pm

A dos días del brutal ataque que sufrió en la Plaza del Congreso por parte de un grupo de manifestantes que se oponían a la reforma previsional, el periodista Julio Bazán mostró cómo quedó tras los piedrazos. Aún en terapia intermedia por las heridas recibidas, el periodista de Todo Noticias (TN) afirmó: “Todavía persiste la molestia del corte que tengo en la cabeza, donde me suturaron con cinco ganchos; además tengo la boca hinchada y dificultades para hablar porque me quemaron por dentro con la ceniza que me tiraron”.

“Documento de la barbarie contra la prensa, que no podrá detener nuestra vocación de informar”, escribió en las redes sociales, y acompañó el mensaje con una foto que lo muestra con la cabeza manchada en sangre.

Bazán estaba en vivo cuando un grupo de personas comenzaron a increparlo. En ese momento, el audio se cortó y la cámara de Todo Noticias (TN) lo siguió desde el aire y mostró cómo lo patearon y le arrojaron piedras, hasta que finalmente pudo guarecerse en una estación de subte, ayudado por otros manifestantes que rechazaban la agresión.

En el camino hasta la boca del subte donde se refugió, un joven le tiró ceniza caliente en la cara. “Estaban completamente desaforados”, aseguró, en diálogo con Radio Mitre.

Y agregó: “Los médicos están viendo una tomografía para determinar si los golpes que me dieron en el abdomen y en la espalda tuvieron alguna repercusión; están viendo especialmente imágenes del hígado para ver si tengo alguna secuela”.

Luego, Bazán analizó la situación que viven muchos periodistas al cubrir este tipo de manifestaciones: “No fue la primera vez que me lastimaron, he estado en otras situaciones, pero ahora los periodistas somos objeto de una cacería, algo que nunca había visto”.

Y finalizó: “Mis heridas se van a curar, pero lo que hay que curar rápidamente es el clima de animosidad y agresividad que se instaló entre la gente que lograron fanatizar con discursos y con relatos, para convertirlos en energúmenos”.

COMENTARIOS