Ciencia

Para la OMS, el cannabis no es una droga

La Organización Mundial de la Salud emitió una recomendación pública para no catalogar el cannabidiol (CBD), uno de los principales componentes activos de la marihuana, como una droga

lunes 18 de diciembre de 2017 - 6:33 pm

El cannabis, uno de los componentes activos de la marihuana, es el psicoactivo o psicotrópico obtenido de la planta de Cannabis sativa, y es, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, la sustancia ilícita más utilizada en el mundo, ya sea con fines medicinales o recreativos.

Esta sustancia se utiliza a menudo por sus efectos físicos y psíquicos, entre los que destacan un cambio general en la percepción, euforia y un mejor estado de ánimo, el aumento del apetito y una sensación de estar bajo los efectos de una droga. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una recomendación para que no sea considerado como tal, ya que no es psicoactivo y tiene “valor terapéutico” para las convulsiones.

“La evidencia reciente de estudios en animales y humanos muestra que el uso del cannabidiol podría tener algún valor terapéutico para las convulsiones debidas a la epilepsia y las afecciones relacionadas”, expresó la OMS.

De acuerdo con el organismo, cuando el cannabidiol tiene un uso terapéutico, no existe riesgo de que genere dependencia como otros canabinoides. “Hasta la fecha, no hay evidencia de uso recreativo del CDB ni de ningún problema relacionado con la salud pública asociado con el uso de CBD puro”, explica el informe.

“La declaración de la OMS es importante para dar de baja las barreras prejuiciosas. Uno de los factores que siempre convergen se relaciona con los prejuicios, con posturas y cuestiones más semiológicas”, afirmó el doctor Horacio Vommaro, jefe de psiquiatría y salud mental de INEBA a Urgente24.

En su declaración, la OMS recomienda realizar una revisión de la literatura científica y comenzar con investigaciones sobre el uso medicinal del cannabis. En Argentina, este año se aprobó la ley 27.350 sobre cannabis medicinal, que abre el camino a la investigación científica sobre el tema.

“Como en todo, hay que vencer resistencias. En nuestro país estamos en condiciones, gracias a la ley, de poder iniciar investigaciones y poder tener avances importantes que luego deberán ir corroborándose en la aplicación práctica en la clínica”, dice Vommaro.

De acuerdo con la OMS, el cannabis es la droga ilícita más usada a nivel mundial. En 2013 se estimó que 181.800.000 de personas entre 15 y 64 años usaron cannabis con propósitos no médicos.

COMENTARIOS