Política

Cómo es el doble juego de Moyano y sus hijos

Mantienen un tira y afloje constante para preservar sus espacios de poder, garantizar la continuidad de los negocios familiares y alejar el fantasma de la persecución judicial

domingo 17 de diciembre de 2017 - 10:50 am

Con 73 años, Hugo Moyano está hoy alejado de los primeros planos gremiales; pero sus alfiles, torres y peones juegan en diversos tableros.

Mantienen un tira y afloje constante para preservar sus espacios de poder, garantizar la continuidad de los negocios familiares y alejar el fantasma de la persecución judicial.

Según detalla el diario Perfil, el jefe del clan practica un rol rector, a pesar de que sus hijos y principales aliados se mueven con mucha más soltura desde que Hugo se abocó de lleno al fútbol.

Tras meses en los que Pablo y Facundo Moyano comandaron una embestida contra la conducción de la CGT en reclamo de un endurecimiento con el Gobierno, todos ellos estuvieron ausentes de las decisiones de esta semana en las que se decidió movilizar el jueves y preparar una huelga general si la reforma previsional era aprobada.

Uno de los dirigentes más enfrentado con Pablo se jactaba de que mientras él acompañaba al equipo de Independiente en Brasil, la central llamaba al paro que tanto había reclamado.

A pesar de que no hubo representantes de la familia, otro de sus alfiles jugó un papel clave en el endurecimiento sindical.

Juan Carlos Schmid, representante de la extinta CGT Azopardo en el triunvirato, había logrado un consenso del transporte para apoyar la medida. Schmid mantiene el diálogo con Hugo, pero está fuertemente enfrentado con Pablo. Muchos de los referentes de la central que se opuso al kirchnerismo hoy están más cerca de Schmid que de Pablo, porque el segundo de Camioneros decidió jugar por fuera de la conducción y, aliado con el kirchnerismo, fue un factor fundamental

También hay un fuerte encono en la conducción de la CGT contra Facundo, el más mediático de los Moyano. Le reprochan su juego público, su afición por la farándula y el modo en que critica las decisiones de la central. Sin embargo, él siente que se ha instalado en la política con un juego propio.

En algún momento, supo diferenciarse de su padre al resistir su inclusión en el frustrado bloque del partido que creó Hugo.

Internas. Si hay diferencias dentro del moyanismo, más aún es el enfrentamiento de los Moyano con los referentes de los “Gordos” y los independientes dentro de la CGT, el sector más dialoguista.

Muchos auguran que tarde o temprano se irá a una ruptura por estas tensiones. La definición llegará el próximo año, a partir de febrero, cuando se ha definido que comenzará el trabajo para dejar atrás el triunvirato y pasar a una conducción unificada.

Pero estas diferencias al interior del moyanismo no impiden aún que cada uno a su modo juegue en favor de la estrategia de presión y negociación que auspicia Hugo, algunas veces con instrucciones o consejos, otras veces dejando hacer.

El objetivo, siempre, es mantener los espacios conquistados con Independiente y Camioneros como los ejes centrales del moyanismo.

COMENTARIOS