Política

Detenciones en Independiente: Moyano ve la mano del Gobierno

En su entorno lo vinculan con la protesta que encabezó su hijo Pablo frente al Congreso el miércoles contra el paquete de reformas

viernes 1 de diciembre de 2017 - 6:29 am

“Es un aviso del Gobierno para que no rompamos las pelotas”. Así interpretaron cerca de Hugo Moyano los 35 operativos que en la madrugada del jueves concluyeron con la detención del vicepresidente de Independiente, Noray Nakis y 22 barras, entre ellos el presunto guardaespaldas de la familia Moyano Roberto Petrov, en el marco de una causa que investiga una asociación ilícita entre dirigentes y la barra del club de Avellaneda presidido por el camionero.

Los allanamientos ocurren en un contexto de alta tensión política: fue tan solo horas después de la primera protesta masiva encabezada por Pablo Moyano frente al Congreso contra el paquete de reformas del macrismo. Su padre, a su vez, mantiene una puja candente con el Ejecutivo por resolver la crisis financiera de OCA.

Y, por otra parte, busca ser reelecto en Independiente el próximo 17 de diciembre, en medio de cortocircuitos con la dirigencia macrista.

En la CGT también vieron con suspicacia el operativo conjunto del Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bulrich, y el de la provincia de Buenos Aires, encabezado por Cristian Ritondo, quien hoy es además vocal 1° de la institución deportiva.

“Mucha casualidad”, dijo a este medio uno de los dirigentes sindicales que compartió el miércoles el palco con Pablo Moyano, el bancario Sergio Palazzo, el judicial Julio Piumato, y los titulares de las CTA Hugo Yasky y Pablo Michelli.

Según indica el portal iProfesional, aunque Nakis estaba alejado de Moyano, la denuncia judicial tocó igualmente a dos hombres cercanos a la familia sindical.

Uno de ellos es el “Polaco”, como se lo conoce a Petrov, quien ayer se resistió a los tiros e hirió a dos policías al momento de ser detenido.

Además de ser vocal del gremio, el barra era considerado un “amigo” cuyo ascenso en la barra de Independiente -liderada entonces por “Bebote”- coincidió con la llegada del camionero a la presidencia del club en 2014.

La creciente hostilidad de Cambiemos convenció a Moyano de estar en la mira del Gobierno. Mientras el Senado trataba ayer la reforma jubilatoria que aprobó por la noche, su hijo Pablo volvió a advertir sobre un “ataque” contra la dirigencia sindical para avanzar sobre los derechos laborales.

Él cree que detrás de las denuncias en contra suyo y de su padre hay sectores del oficialismo que les gustaría verlos presos, como en su momento lo deslizó Carrió. “(El operativo) es un golpe puro a Camioneros”, señalaron en Independiente.

COMENTARIOS