Judiciales

Greppi: “Llamé a Liuzzi (mano derecha de Zannini) porque es un amigo de la vida, lo conozco desde hace 30 años”

En medio del escándalo por la interrupción del allanamiento de la financiera Propyme por orden del juez federal Norberto Oyarbide, habló el propietario de la empresa en cuestión

viernes 14 de marzo de 2014 - 9:05 am

En medio del escándalo por el fallido allanamiento a la financiera Propyme, por orden del juez federal Norberto Oyarbide, que frenó el operativo por pedido de Carlos Liuzzi, segundo en la Secretaria Legal y Técnica, habló el propietario de la empresa en cuestión, Guillermo Greppi.
[pullquote position=”right”]Greppi: “Llamé a Liuzzi porque es un amigo de la vida, lo conozco desde hace 30 años”[/pullquote]

Así, el dueño de Propyme, confirmó en diálogo con el portal Infobae, que el vínculo que lo une a Liuzzi es el de una gran amistad. “Es un amigo de la vida, lo conozco hace 30 años”, confirmó.

Greppi sostuvo que ante la agresividad de los policías que allanaban su empresa, y tras el pedido de una coima por parte de estos para detener el procedimiento, decidió pedir ayuda a un comisario mayor que es su amigo, pero éste le dijo que no podía hacer nada. Ante esta negativa, el financista llamó a Liuzzi.

“Me comuniqué con Liuzzi cuando no dábamos más, nos estaban arrastrando las computadoras por el pasillo, había clientes dentro, necesitaba preservar la empresa. Ante la impotencia de que un comisario me diga ‘no puedo hacer nada’, decidí llamarlo”, explicó Greppi.

Según su testimonio, los policías le habían pedido una coima de 300 mil dólares, que luego “pesificaron”, solicitando tres millones de pesos.

“No conozco a Zannini, no conozco a De Vido, mi empresa no es financiera del Gobierno, no tenemos cheques de las Madres de Plaza de Mayo, no tengo nada que ocultar”, declaró.

Por último, Greppi defendió a Liuzzi: “Es una persona que no nació el día que empezó a trabajar en la Casa Rosada, tiene bienes de tiempo atrás, lo sobreseyeron porque no había nada que mirar. Pongo las manos en el fuego por su moral, por su amistad y por su hombría de bien”. “Sólo le dijo a Oyarbide que estaban masacrando a un amigo”, concluyó.

COMENTARIOS