Política

Vidal apunta a los senadores massistas que abandonaron el bloque

La gobernadora necesita aprobar el presupuesto 2018, un nuevo pedido de endeudamiento y la ley fiscal, que incluye la baja de Ingresos Brutos y la suba del impuesto inmobiliario

sábado 28 de octubre de 2017 - 8:58 am

El Frente Renovador de Sergio Massa sufrió el primer impacto de las elecciones del 22 de octubre. Ayer temprano, a través de un comunicado, la fuerza anunciaba que expulsaba del bloque a cuatro senadores bonaerenses cuyo mandato vence en diciembre.

Minutos después, los aludidos avisaban que se habían ido antes de ser echados y mostraban un escrito previo dirigido a las autoridades de la Cámara alta para formar un nuevo bloque.

El jefe del bloque massista, Jorge D'Onofrio, acusó a Hernán Albisu, Gabriel Pampin, Alfonso Coll Areco y Juan Curuchet de "falta de compromiso y trabajo durante la campaña". Los senadores salientes cuestionaron el liderazgo y la toma de decisiones en el espacio, y señalaron que su nuevo bloque, Peronismo Renovador, actuará en sintonía con la liga de gobernadores peronistas. Y que sumará un miembro más en breve.

Enfocados en las heridas del pasado -reales- que motivaron el quiebre, ambos lados evitaron hablar de lo que sucederá en pocos días: que María Eugenia Vidal intentará aprobar un paquete de leyes claves y que los operadores de la gobernadora buscan el apoyo de legisladores que no renovarán su banca en diciembre. Los massistas están primeros en esa lista, pero no son los únicos.

Según detalla el diario La Nación, Vidal necesita aprobar el presupuesto 2018, un nuevo pedido de endeudamiento y la ley fiscal, que incluye la baja de Ingresos Brutos y la suba del impuesto inmobiliario.

Hay otra prioridad para Vidal. En realidad, un pedido urgente de la Casa Rosada: la adhesión de la provincia a la ley 27.348 de riesgos del trabajo, que se aprobó en Diputados en mayo y está trabada en el Senado. La intención es desalentar los juicios laborales que se mudaron en masa a la provincia.

Tanto la autorización para tomar deuda como la ley fiscal requieren dos tercios de los votos. Y allí la dicotomía que enfrenta Vidal: podría esperar al recambio de diciembre, cuando Cambiemos sumará 39 legisladores, pero con ellos ingresarán también kirchneristas alineados con Cristina y más frescos para el combate que muchos peronistas que están por dejar el cargo.

O podría empujar los proyectos de ley ahora. Para los dos tercios, necesita 31 votos de los 46 senadores. Cambiemos tiene 16 bancas y tres aliados firmes: la ex massista Malena Baro, el peronista Roque Cariglino y el ex GEN Omar Foglia. Y una aliada circunstancial: Fernanda Campo, relevo del intendente Mario Ishii (José C. Paz) en el Senado.

A la gobernadora le faltarían 11 votos, pero las cuentas cierran: cree que sumará a los seis senadores del Bloque Peronista (aliados de Florencio Randazzo).

Sus mandatos vencen en diciembre. Y a los cuatro legisladores que dejaron el massismo, más uno que también se iría. Así, Vidal cantaría bingo.

COMENTARIOS