Actividad económica

Con más de 7 mil empleados, la firma OCA marcha al ocaso

En diciembre se le vence la licencia postal; las autoridades anticiparon que se la revocarán si la empresa no logra antes llegar a un acuerdo con la AFIP

jueves 26 de octubre de 2017 - 6:59 am

OCA, la empresa postal privada más grande del país, podría tener los días contados. Es que, según confirmaron al diario La Nación fuentes oficiales, a comienzos de diciembre a la compañía le vence la licencia postal y parece difícil que el Gobierno se la pueda renovar si la firma no logra antes llegar a un acuerdo con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por la deuda que acarrea desde hace ya meses.

El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) viene desde mayo pasado prorrogándole la licencia por períodos de 30 días.

Sin embargo, ya le habrían hecho saber a la empresa que preside Patricio Farcuh que si para diciembre, cuando opera el próximo vencimiento, no logra regularizar su situación fiscal, no habría ya más margen de seguir habilitándola a proveer servicio postal.

“A OCA la licencia le vence en diciembre, pero antes de ver un plan de adecuación o un plan de negocios, la empresa debe resolver la situación con la AFIP”, confirmaron desde el Ministerio de Modernización, del que depende el Enacom.

La AFIP denunció hace tiempo penalmente a Farcuh por evasión de impuestos y le reclamó más de $ 4000 millones. Le exige retenciones no ingresadas o depositadas fuera del término legal correspondientes a Ganancias e IVA, además de la retención de aportes correspondientes al personal en relación de dependencia a lo largo de varios meses.

En el Gobierno, en tanto, prima la decisión de no intervenir para contener la crisis de la empresa, aun a pesar de que la compañía postal es un bastión del gremio camionero, con más de 7000 empleados afiliados al sindicato que encabeza Hugo Moyano.

En algún momento se evaluaron alternativas -desde buscarle un comprador privado hasta intervenirla a través de la Inspección General de Justicia-, pero luego se decidió quedar al margen. Se trata en los papeles de una empresa privada en la que el Estado no tiene injerencia directa.

En privado, la gran preocupación del presidente Mauricio Macri era que la crisis de OCA no estallara antes de las elecciones. Pero, habiendo ya dejado atrás los comicios, en el Gobierno estarían dispuestos a asumir el costo de la quiebra de la empresa.

La única salvación para OCA sería lograr que finalmente la Justicia termine por avalar el concurso de acreedores que presentó el 17 de mayo pasado.

OCA viene desde entonces peleando para conseguirlo. Pero existe un conflicto de jurisdicción entre la justicia de la provincia de Buenos Aires y la de la Capital Federal que no termina de zanjarse.

Recién el 11 de este mes la Procuración General de la Nación emitió un dictamen afirmando que le correspondía al juzgado de Lomas de Zamora tomar el caso.

Pero todavía no se expidió al respecto la Corte, que es la que finalmente habilitaría a OCA a formalizar su concurso en alguna jurisdicción.

Quienes conocen de cerca el negocio postal deslizan, no obstante , que existe una sociedad -OCA Logística- que tiene todavía licencia postal y con la cual se podría continuar el negocio.

Sin embargo, sería para la empresa privada que está bajo el monitoreo cercano de las autoridades una jugada bastante osada.

COMENTARIOS