Negocios con el Estado

Conocé Guillermo Creppi, el intocable financista del poder

Pablo Schoklender se refirió al supuesto sincericidio del juez Norberto Oyarbide, y habló del entramado de cheques y financieras vinculadas al poder

jueves 13 de marzo de 2014 - 12:08 pm

Pablo Schoklender, en relación a la causa por la cual estuvo detenido, de malversación de fondos públicos y lavado de dinero en el programa Sueños Compartidos que dirigió el juez Oyarbide, afirmó que “se realizaron cientos de allanamientos pero jamás se investigó ni allanó a ningún funcionario público”. Aseguró que “Oyarbide está apretando al poder, ya que está convencido que le soltaron la mano ‘de arriba'”.  [pullquote position=”right”]Conocé al intocable financista del poder[/pullquote]

Según supo Infobae, allegados al juez, el 19 de diciembre, una vez que Oyarbide decidió realizar 20 allanamientos por una causa que investigaba el lavado de dinero, jamás se imaginó que tocaría intereses tan cercanos al núcleo del poder kirchnerista. Dos fuentes consultadas en la city porteña, confirmaron que Guillermo Greppi “manejaría la guita de la obra pública” y sería “una especie de mayorista de las principales cuevas en las que se descargan los cheques de las obras públicas”.

Un ex contador de la Fundación Madres de Plaza de Mayo recuerda como actuaba el gobierno, a través del Ministerio de Planificación Federal: “Vos necesitás la plata en el día, ellos descargaban los cheques a cambio de un pequeño porcentaje que iba del 1 al 1,5. A nosotros nos servía para pagar a los proveedores y trabajadores rápidamente y a ellos también, pues evitan el impuesto al cheque e invierten la plata en sociedades anónimas fantasmas como las famosas agropecuarias que aparecieron en el informe de la Auditoría General de la Nación”.

La AGN pudo comprobar que miles de millones de pesos girados para la construcción de viviendas de Sueños Compartidos, terminaron en empresas agropecuarias. El mismo Fernando Caparrós Gómez, investigado al principio por Oyarbide en esta causa, trabajaba para Guillermo Greppi. Misteriosamente, su nombre dejó de aparecer en las investigaciones encaradas en el juzgado federal Nº5 y no fue procesado. “Con Greppi se equivocó, no sabía hasta dónde estaba llegando y encima lo quiso coimear”, aseguró la fuente sobre como actuó Oyarbide.

Según confirmó uno de los excontadores de la Fundación Madres de Plaza de Mayo: “Greppi era quien decidía o no dar crédito a las obras de las Madres. Para llegar a esas cuevas en la city porteña tenías que llegar recomendado por alguien ‘de arriba'”.

COMENTARIOS