Seguinos en nuestras redes

Internet

La Argentina, en el puesto 19 de los países más felices del planeta

A través de una plataforma llamada Happy Planet Index, se puede comprobar en qué países es mayor el índice de felicidad; el país más feliz del planeta es Costa Rica

Happy Planet Index es una plataforma en la que se puede comprobar en qué países es mayor el índice de felicidad y en cuáles brilla por su ausencia.

1

Al entrar en esta plataforma, veremos un mapa interactivo en el que aparece el planeta dividido en colores. Verde es sinónimo de felicidad, mientras que el rojo significa todo lo contrario.

Haciendo click en cada uno de ellos podremos obtener más información: conocer su puesto en el ranking global, su índice de felicidad (HPI) y encontraremos un botón que nos detallará más datos interesantes sobre este territorio.

arg

Como vemos, nos dice cuál es la esperanza de vida comparada con otros países, su huella ecológica o su “bienestar”. Si volvemos al mapamundi, en la parte superior izquierda veremos cuatro iconos redondeados. Si hacemos click en el que tiene forma de lista podremos ver el ranking completo con los 140 países.

Publicidad

Costa Rica: el país más feliz del planeta

Costa Rica se alza con el primer puesto, seguido de cerca por México y Colombia. Llama la atención que en las primeras posiciones hay muchos países de Latinoamérica, mientras España aparece en la 15ª posición.

Estados Unidos está en la parte baja de la tabla: 108 de 140.
4

Si buscamos a Estados Unidos, tendremos que descender hasta la posición número 108. Los tres últimos puestos los ocupan Togo, Luxemburgo y Chad. Si queremos conocer más acerca de este estudio, podemos acceder acceder a esta página webrepleta de datos interesantes.

Internet

“Podrían haberla basado en hechos reales”: el reclamo de La Cámpora a la serie Santa Evita

La ficción tiene ciertas bases históricas, pues se enfoca en lo que ocurre luego de la muerte de María Eva Duarte de Perón, quien es encarnada por Natalia Oreiro

El estreno de Santa Evita en Star+ ha sido una de las últimas novedades más importantes a nivel entretenimiento. La serie tiene ciertas bases históricas, pues se enfoca en lo que ocurre luego de la muerte de María Eva Duarte de Perón, quien es encarnada por Natalia Oreiro.

Sin embargo, en la web de La Cámpora cuestionan la ficción. En una columna firmada por Juan Maestre, que se identifica como “militante” de la organización que comanda Máximo Kirchner, se sostiene que “la serie sigue un guión que da a entender que Evita y Perón eran una pareja más ocupada en una lucha de egos entre sí que en la gente, si hasta el 17 de octubre pasa sin pena ni gloria”.

El autor destaca lo siguiente: “Me quedé con la sensación de que se podría haber hecho la misma serie, con los mismos actores, el mismo presupuesto y la misma difusión, pero basada en hechos reales”.

La columna completa firmada por Juan Maestre:

Publicidad

Este comentario sobre la serie Santa Evita va a ser autobiográfico porque no hay otra manera de hacerlo y por eso pido disculpas de antemano.

Minutos antes de empezar a verla en casa, previne a mi compañera y mi hijo que podría llorar mientras veíamos los capítulos “¿Por qué?”, me preguntó él. Y le respondí que, gracias a Evita mis dos padres y sus respectivas familias habían tenido un paso instantáneo desde la pobreza a la clase media. Eva había funcionado como un puente para que mis padres, que todavía no se conocían entre sí, accedieran a una casa que sólo podrían haber imaginado en sus sueños.

Lamentablemente, con el correr de los capítulos, noté que la ficción tenía muy poco que ver con esa realidad que me habían contado. De hecho, en pantalla, se daba a entender que Eva había prometido casas a la gente y no les había cumplido. Que hacía esperar por varios días a los más necesitados en la vereda de la fundación que llevaba su nombre pero, después, por una cosa o por otra, no atendía a muchos de ellos.

La Eva de la que me hablaron a mí fue otra. Fue la que recibió a mi abuela paterna, que tenía siete hijos a quienes criaba sola, y la sumó al plan de viviendas de lo que luego sería la Ciudad Evita. Además, contaba mi papá, que estuvo presente ese día, les consiguió un trabajo a él en la empresa Teléfonos del Estado y a su hermana mayor en la Casa de la Moneda. Aclaro, de paso, que mi viejo nunca fue peronista así que, imagino, no debe haber edulcorado en nada su recuerdo.

Publicidad

Mi mamá, por su lado, nunca se cansa de contar su historia. Mi hijo se ríe cada vez que la vuelve a relatar porque la conoce de memoria. Va más o menos así: mi abuela materna, llegada pocos meses antes desde Tucumán con su marido y seis hijos, vivían todos de prestado en un dos ambientes en Ciudadela. Una vecina le avisó que Eva iba a estar en un acto cerca del barrio y entonces mi abuela, con sólo primer grado hecho, escribió en un papel la situación de su familia y que necesitaba desesperadamente una casa. Cuando llegó la primera dama, un cordón policial la separaba de la gente pero esta señora tucumana logró acercarse y filtrarse antes de que la agarraran de un brazo. Eva, viendo esto, pidió que dejen pasar a mi abuela y ésta pudo entregarle en mano el papelito. Una semana después, una trabajadora social visitó la casa donde vivía, apretada, la familia de mi madre. Anotó los talles y números de calzado de todos y al poco tiempo pudieron ir a buscar ropa y zapatos y lo más importante, accedieron a un plan de viviendas en Ciudad Evita. Mi madre siempre recuerda que, cuando entraron por primera vez al chalet californiano que les habían adjudicado, todos sus hermanos corrían, entrando y saliendo de las habitaciones, el jardín y el fondo arbolado porque no podían creer que esa casa era de ellos. Todos fueron a escuelas inauguradas allí, también por el peronismo, y se trataron en centros de salud en la misma Ciudad Evita.

Denuncian que La Cámpora politizó las actividades del estado para los niños durante las vacaciones con banderas de la agrupación

La Evita real, como conté al principio, sacó a mis padres de la pobreza, les cambió la vida y les dio la oportunidad de vivir de otra manera. Con Perón pudieron trabajar, cobrar salarios dignos, aguinaldo y conocer el mar por primera vez. Años después armar una familia y criar a sus dos hijos en un ambiente totalmente diferente en el que habían nacido ellos en San Juan y Tucumán.
La Evita y el Perón de la serie, aunque con buenas actuaciones, siguen un guión que da a entender que eran una pareja más ocupada en una lucha de egos entre sí que en la gente. En la serie, el 17 de octubre pasó sin pena ni gloria y ella tuvo poco o nada que ver en su realización. En la ficción Eva le termina pidiendo al General (alerta spoiler) que por favor no se olvide “de sus grasitas”. Repito: Eva le pide a Juan Perón que no se olvide de los pobres y los trabajadores”.

Terminamos los siete capítulos y, lejos de llorar, me quedé con la sensación de que se podría haber hecho la misma serie, con los mismos actores, el mismo presupuesto y la misma difusión pero, basada en hechos reales.

Publicidad
Continuar leyendo

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Juan Ferrari: cine documental, producción en radio y el contacto con el oyente de Todo Pasa

En diálogo con Nexofin, el productor ejecutivo comparte su primer recuerdo sonoro, define su fanatismo por Boca Juniors y habla sobre cómo surgió su columna #Documenjuanes en Urbana Play

Además de ser un fiel escuchante de radio matutino, Juan Ferrari se describe como un verdadero fanático del cine y un “previsor de riesgo” en su rol como productor.

Con el tiempo, descubrió también un placer por ver películas y contarlas al aire, intentando despertar en el oyente el germen de la curiosidad cinéfila.

“Me gustaba contar las historias después de verlas. Me di cuenta que me gustaban los medios, pero la radio no era algo que tenía pensado desde niño”, explica el productor y director nacional de radio y televisión a NEXOFIN, en el ciclo “Charlas de WhatsApp”.

A lo largo de su carrera en el medio, se destacó como productor y coordinador de aire en la FM Rock & Pop 95.9. También trabajó en la co-conducción del programa “Al fin sucede” en Radio Metro y fue productor general del recordado “Basta de todo” en el mencionado medio.

Publicidad

En la actualidad, Juan se destaca en el programa “Todo Pasa” (lunes a viernes de 13 a 17) en Urbana Play, junto a Matías Martín, Clemente Cancela y Emi Pizarro.

Una de las columnas disponibles para los oyentes del ciclo vespertino es #Documenjuanes, donde cada martes Juan elige un documental y brinda reseñas sobre este mundo audiovisual.

Al explicar sobre su trabajo en el medio ubicado en el barrio porteño de Colegiales, el protagonista explica: “Cuando pensaba en personas que las podían hacer, no venían nombres potables y fue en una reunión de producción que bajito dije ‘Yo la puedo hacer’….”

En diálogo con Nexofin, el productor ejecutivo e integrante de Todo Pasa comparte su primer recuerdo sonoro en la radio, define su fanatismo por Boca Juniors y habla sobre cómo surgió su columna #Documenjuanes en Urbana Play.

Publicidad

Nexofin (N): Empecemos por el principio, ¿qué actividad te imaginabas desarrollar?

Juan Ferrari (JF): Siempre imaginé que iba a trabajar haciendo cine. Era muy fanático. Con el tiempo descubrí que mi placer por ver películas nada tenía que ver con la realización.

Me gustaba contar las historias después de verlas. Me di cuenta que me gustaban los medios, pero la radio no era algo que tenía pensado desde niño.

N: Justo que lo mencionaste, ¿cuál fue tu primer recuerdo en el mundo de la radio?

Publicidad

Me levantaba muy temprano para ir a la escuela y la radio estaba de fondo en la cocina. Se preparaba el desayuno con Magdalena Ruiz Guiñazú de fondo.

El recuerdo sonoro es que todas las mañanas sonaba una canción de María Elena Walsh en ese programa. Después ya en el auto, la radio migraba a La batidora de Ari Paluch. Había algo con la radio y la velocidad de nuestras acciones.

Amanecer y desayunar tranquilos (Magdalena) y auto con vértigo porque llegamos tarde… (Paluch)

N: Tenés experiencia en ambos puestos, ¿qué te da el productor que el periodista/conductor no te lo da?

Publicidad

Creo yo que el periodista/conductor sabe lo próximo que viene. El productor está al tanto de las próximas tres instancias.

Quizás el periodista/conductor imagina cómo puede ser el momento que está a punto de hacer (una entrevista, un piso), pero el productor también está pensando qué hacer si eso no funcionó. ¡Una especie de previsión de riesgos, jaja!

A mí lo que me gusta de ser productor es poder imaginar varios escenarios al mismo tiempo.

N: Actualmente estás en Todo Pasa en Urbana Play, ¿qué devolución tenés en el día a día con el oyente?

Publicidad

Una devolución muy buena. Labure siempre en programas que intentan incluir al oyente en una especie de comunidad con lenguaje y códigos propios.

El oyente es muy participativo y en este caso, con Todo Pasa, creo que están muy predispuestos a pasarla bien, entonces aceptan el juego con muchas ganas.

N: Si tuvieras que elegir una anécdota que haya pasado en el programa, ¿cuál sería?

Uyy. Nos pasó de todo en año y medio. Hubo un oyente que pidió matrimonio al aire en medio de un #ChoriGabes! Lo que más me quedó a mí fue el día que vino a tocar “2 Minutos” por primera vez. Ese día me dije para mí “Esto es Todo Pasa”.

Publicidad

Y la transmisión con oyentes que hicimos este año también es un recuerdo muy lindo.

N: Continuando la línea, ¿cómo nació la sección #Documenjuanes?

En un café con Matías Martin. Los dos hablábamos de documentales que habíamos visto y se venía pensando en una columna sobre esa temática, pero yo como productor jamás me puse a pensar en hacerla yo.

Cuando pensaba en personas que las podían hacer, no venían nombres potables y fue en una reunión de producción que bajito dije “Yo la puedo hacer”…

Publicidad

Me ayudó muchísimo que Matías tardó un segundo en decirme “Sí”. Compró rápido y eso me dio mucha confianza.

Publicidad

N: Hablemos sobre documentales; para quienes no son cinéfilos, ¿cuál es la cualidad esencial que deben tener?

Además de que tiene que ser una historia que te atraiga, lo que tiene que conseguir es una forma narrativa atractiva. Que en la construcción del relato se usen los recursos necesarios para contar la historia.

Los recursos son muchos. Están los clásicos (la entrevista, la recreación), pero en los últimos años surgieron otros muy interesantes que le dieron un espacio al documental distinto. Por ejemplo: como se usa el material de archivo.

Tampoco es cuestión de abusar y usar todos los recursos porque ese sobrecargado es igual que en un cuadro o en un libro. Muchas veces menos es más.

Publicidad

Te puede interesar:

Entrevista a Sofía Kotler: espectáculos, streaming y un nuevo desafío profesional

Entrevista a Vero Carelli: cualidades del doblaje, trabajo de radio y la perseverancia como pilar

Entrevista a Julieta Schulkin: criptomonedas, nuevas tecnologías y presente en Punto Caramelo

Publicidad

Entrevista a Leo Rodríguez: actualidad de la radio, recitales y la música que define a la FM Aspen

Entrevista a Martín Bachiller: amor por los deportes, historias sobre el golf y una charla con Tiger Woods

N: ¿Existe la necesidad de separarse de la ficción?

¿En el género documental? Mira, la última gran ola documental (la que consumimos en plataformas) lo que reveló es que el que mira documentales le gusta esa sensación de “No puedo creer que esta historia sea verdad” o “Para mí esto no es real”.

Publicidad

Esa bizarreada de la realidad lo acerca a un híbrido con la ficción que lo hace interesante para el que busca documentales.

Emilse Pizarro, Matías Martín, Juan Ferrari y Clemente Cancela en Todo Pasa

N: Pasemos por el mundo Boca, ¿cómo te definís como hincha?

Jaja, ¿puede ser en un sticker? Hablando en serio, me encanta ser de Boca, me pongo mal cuando pierde, festejo cuando gana… Pero cada día que pasa estoy más consciente que es ridículo lo que me puede generar ver fútbol.

Entonces me río y me alejo de cualquier “termismo explícito”.

N: ¿Cuál fue el gol que más gritaste?

Publicidad

El “nucazo” de Hugo Romero Guerra contra River.

N: Imaginemos que te ofrecen hacer un documental sobre el Xeneize, ¿qué tópico te gustaría hacer?

Y… Martin Palermo merece uno mejor que el que se hizo. Pero me gustaría uno de Juan Román Riquelme, pero con recorte puntual.

Su pelea con la dirigencia (Mauricio Macri) y el famoso día del Topo Gigio.

Publicidad

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿tres películas que te marcaron?

Publicidad

“¡Qué bello es vivir!” de Frank Capra, “Pulp Fiction” de Quentin Tarantino y “The Future is unwritten” (documental sobre Joe Stummer).

Por ese documental, empecé con la columna.

N: ¿Género cinematográfico que te haya decepcionado?

Género, ninguno. Películas miles, pero la verdad es que no le escapo a ningún género.

Publicidad

N: ¿Director/a de cine que te gustaría entrevistar?

Damián Szifron o Bong Joon-ho.

N: ¿Frase de cabecera?

“Hay que hacer la tanda” jaja.

Publicidad

N: ¿Una canción que te represente?

Qué difícil una sola. La que se me viene ahora es “High & Dry” de Radiohead.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Juan Ferrari es…?

Un buen amigo y un buen papá.

Publicidad
Continuar leyendo

Internet

Cambios en Google: eliminó una de sus funciones más útiles y no explica el motivo

El buscador ha ido añadiendo características muy útiles en los ´últimos años. La inteligencia artificial integrada nos permite buscar cosas con lenguaje coloquial

Novedades en Google: ha perdido una de sus herramientas más usadas, desde hace una década. La empresa se niega a revelar el problema.

Se trata del cronómetro y temporizador, que cuentan los segundos hacia adelante y hacia atrás. Hasta hace unos días bastaba con escribir en el buscador órdenes como “cronómetro de cinco minutos” o “temporizador de diez minutos”, para que se activase una cuenta temporal. Eso ya no funciona.

Desde el pasado 18 de julio, según informa Search Engine Roundtable, tanto el cronómetro como la cuenta atrás han desaparecido del buscador de Google.

Ahora solo aparecen listas de resultados que ofrecen plugins y apps con contadores de tiempo. No te recomendamos que las instales, algunas podrían contener software espía.

Publicidad

Este problema ya se reconoció a finales de julio, pero pasan los días y no lo resuelven. Ni explican en qué consiste.

Un cronómetro no parece una herramienta compleja de programar, es solo sumar o restar segundos, coordinándose con un reloj. Y otros widgets del buscador de Google que también cuentan, como el Metrónomo, funcionan sin problemas.

Publicidad

A prestar atención: WhatsApp cerrará cuentas que no cumplan con nuevas normas

Es extraño tanto secretismo por una herramienta tan simple, pero no hay nada que se pueda hacer al respecto. Solo queda confiar en la palabra de Google, y esperar a que el cronómetro vuelva “muy pronto”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR