Santiago Maldonado

Caso Maldonado: las dudas que deja el relato de los ocho minutos claves

La información aportada por Gendarmería sobre la persecución el día que desapareció el joven deja muchos interrogantes

domingo 8 de octubre de 2017 - 10:31 am

Fue una feroz persecución de tan sólo ocho minutos. Ése es el margen temporal que arroja el análisis de las imágenes que la Gendarmería Nacional le entregó esta semana a la fiscal Silvina Ávila, junto con el informe interno de esa fuerza, de 464 fojas, que contienen las declaraciones de los 52 efectivos -42 de El Bolsón y 10 de Esquel- y la logística empleada en el procedimiento del 1° de agosto, día en el que desapareció Santiago Maldonado.

La carrera dentro del lof para aprehender a los ocho manifestantes que agredían con piedras y cortaban la ruta 40, entre los cuales se encontraba Maldonado, comenzó a las 11.32, cuando el escopetero Darío Zolián, acompañado por el sargento Orlando Yucra, escudándose detrás de un chapón, irrumpe en el predio, saltando por el alambrado

Más allá de las claras omisiones en las fotografías, que refuerzan el interrogante sobre lo que verdaderamente ocurrió a orillas del río Chubut, las imágenes documentan sólo a uno de los once gendarmes regresando de su avance hasta la ribera, a las 11.40.

Se trata del subalférez Emmanuel Echazú, con una herida sangrante en el pómulo, aferrado a su escopeta Batán.

Del análisis de ese informe, al que accedió el diario La Nación, surgen también numerosas inconsistencias y revelaciones entre los dichos de los propios efectivos, interrogados por el comandante general Luis Lagger.

Para determinar el origen de la o las lesiones que recibió Echazú, en el informe al menos diez gendarmes declaran que fue herido en el rostro por una pedrada antes de ingresar al lof.

Una imagen de las 11.32 lo muestra delante de la tranquera, agarrándose con una mano el casco, mirando hacia la ruta, lo que presumiblemente indicaría que fue allí donde recibió la agresión.

Echazú dice que la piedra impactó primero en el casco, se deslizó por la visera y lo golpeó en el pómulo. En la imagen, no se toca el rostro sino la parte superior del casco de kevlar (ver foto). ¿Podría haber recibido otra lesión en el río?

COMENTARIOS