Negocios

Hugo Moyano y Gustavo Elías paralizaron el registro de armas legales

Desde que el empresario bahiense -hombre de confianza del Camionero- se hizo cargo del servicio de licencias, el funcionamiento se vio paralizado por la burocracia interna y los altos costos del trámite

jueves 5 de octubre de 2017 - 10:19 am

Desde hace tiempo que, para muchos políticos y empresarios, hablar del bahiense Gustavo Elías equivale a nombrar a Hugo Moyano. Los hilos que los unen perdieron transparencia en los últimos meses, luego que el empresario Elías adquiriera el diario La Nueva Provincia, lo que le otorgó una visibilidad de la que antes carecía.

Además, el “Turco” -como llaman en Bahía Blanca a Elías- tiene estrechos vínculos comerciales con la familia de Moyano, a tal punto que la ex legisladora Graciela Ocaña lo llegó a calificar de “testaferro”.

“Elías aparece como si fuese un testaferro o un generador de negocios de Moyano”, en muchas de las empresas vinculadas al camionero, declaró Ocaña en el año 2011.

Sin embargo, el último negocio de Elías que generó ruido mediático fue el del sistema registral de armas en la Argentina.

A través de la compañía Dienst Consulting SA, Elías y Guillermo Martín acordaron con la Administración Nacional de Materiales Controlados (Anmac, ex-Renar) hacerse cargo de la realización de exámenes psicofísicos para la obtención de la credencial de legítimo usuario de armas de fuego en Capital Federal, Provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

A pocos meses de haber firmado el cuestionado acuerdo -que es investigado en la Justicia Federal-, el registro se paralizó casi por completo.

Las razones de esta parálisis se esconden detrás de la extensa cantidad de requisitos que impuso la empresa Dienst para la realización de los exámenes psicofísicos: a partir de la aparición de Elías y Martín en el mapa de las armas, el costo del trámite pasó de 800 a 4.500 pesos.

Pero no es el único impedimento: Dienst también introdujo otras modificaciones, tales como tener que ingresar a una web privada para la carga de datos personales y para la impresión de un formulario de pago, cuyo monto debe ser abonado en el banco HSBC en una cuenta a nombre de la empresa. Una vez cumplimentado ese pago, recién se habilita la finalización de la carga de datos personales y se emite el correspondiente turno para el examen.

La situación de parálisis, revelada por Tribuna de Periodistas, puede verse reflejada en la mínima cantidad de trámites realizados en ANMAC desde el 1º de septiembre hasta estos días. Los costos altos y la burocracia no son los únicos argumentos de esta parálisis: desde la llegada de Dienst, un único prestador médico está habilitado para realizar los exámenes a quienes quieran permanecer o ingresar al Registro.

Las virtuales imposibilidades de realizar los trámites se están produciendo en la Ciudad de Buenos Aires y en las Provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

COMENTARIOS