Masacre de Las Vegas

Donald Trump, sobre el tiroteo en Las Vegas: “Fue un ataque terrible”

El presidente de Estados Unidos condenó el tiroteo, que dejó 58 muertos y más de 500 heridos

lunes 2 de octubre de 2017 - 3:48 pm

La palabra de Donald Trump era la más esperada tras el tiroteo en Las Vegas, que terminó con la muerte de 58 personas. “Fue un ataque terrible”, dijo el presidente de los Estados Unidos, que condenó la agresión, a la que calificó como “un acto de pura maldad”. El mandatario evitó hablar de la hipótesis de un atentado terrorista, versión que cobró fuerza luego de que el grupo extremista islámico ISIS reivindicara como propio el ataque.

“Anoche un tirador solitario abrió fuego contra una multitud en un concierto de música country en Las Vegas, Nevada. Fue un acto de pura maldad”, dijo el mandatario en un pronunciamiento al país, desde la Casa Blanca. Recién el miércoles viajará a Las Vegas para reunirse con los familiares de las víctimas y los policías que actuaron contra el atacante, Stephen Paddock, de 64 años, que se suicidó al verse acorralado por las fuerzas de élite (SWAT).

Con un mensaje conciliador Trump lanzó un llamado a la unidad, pidió rezar por el país y dijo que se trataba de un día de “conmoción y dolor” para los estadounidenses. Además ordenó izar a media asta todas las banderas nacionales, en señal de luto. “Sé que estamos buscando algún tipo de significado en el caos, algún tipo de luz en la oscuridad. Las respuestas no vienen fácilmente”, dijo Trump, que no mencionó el nombre del acusado ni hizo referencia a la reivindicación del ataque que hizo el Estado Islámico.

En los videos difundidos en las redes sociales por los asistentes al “Route 91 Harvest” se ve que la balacera empezó desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay, ubicado en las cercanías de The Trip, el predio donde se desarrollaba el show. Al momento del ataque se presentaba en el escenario Jason Aldean, que se escapó cuando empezaron las corridas del público para alejarse del lugar. Los registros mostraron además como sonaban de manera ininterrumpida las ráfagas de un arma automática o semiautomática, en medio de las estampidas.

Aunque se desconocen las causas del ataque los investigadores sospechan que Paddock actuó sólo, lo que en la jerga policial estadounidense llaman un “lobo solitario”. El Estado islámico reivindicó el ataque, lo que indica que el autor de la masacre podría pertenecer al islam.

El Departamento de Seguridad Nacional norteamericano aseguró que no existe alguna “amenaza creíble específica” que involucre a otros lugares públicos del país. En Washington el vocero de la Seguridad Nacional, David Lapan, indicó a través de Twitter que que ese organismo no tiene “información que indique una amenaza creíble específica que involucre a otros lugares públicos en el país”.

COMENTARIOS