Campo

Por qué EEUU quiere que los limones de la Argentina sean muy amarillos

La cosecha, que se hace con una fruta de al menos 60 centímetros de diámetro, va de abril a septiembre. En ese período se concentra el 90% de la recolección

viernes 29 de septiembre de 2017 - 6:45 am

Novedades en materia de campo. Pese a que la Argentina tiene abierta la exportación de limones a los Estados Unidos, hasta el próximo año no podrá colocar un solo kilo de la fruta.

El motivo, llamativo, hay que buscarlo por el lado del color del limón que impuso EE.UU. para la cosecha.

Según indica el diario La Nación, los Estados Unidos pidió, y así aceptó la Argentina en un protocolo sanitario, que el color en cosecha sea “verde amarillo”.

Puso ese requisito como argumento para minimizar cualquier riesgo del ingreso de una enfermedad en la fruta producto de la madurez en el árbol.

La cosecha del limón, que se hace con una fruta de al menos 60 centímetros de diámetro, va de abril a septiembre. En ese período se concentra el 90% de la recolección. La cosecha ya terminó el 13 del actual. Entre noviembre y enero suele hacerse otro 10% de la cosecha, pero sin calidad de exportación.

En la industria manejan una tabla de ocho colores, desde el verde intenso al amarillo. El tipo de limón “verde amarillo” para EE.UU. es para la cosecha entre mayo y julio.

Tabla

Después de varias idas y vueltas, y luego de que el presidente norteamericano Donald Trump a horas de asumir diera marcha atrás con una autorización de su antecesor Barack Obama, en mayo pasado EE.UU. habilitó el ingreso.

Pero la confirmación definitiva para el limón argentino llegó el 17 de agosto pasado. Fue demasiado tarde, dicen fuentes de la industria, para poder tener el color de limón pedido por ese país.

“No hay nadie para exportar a EE.UU. este año porque no hay limón con el color en cosecha del protocolo. Es algo que te limita, No hay condiciones de fruta para exportar a ese país, aunque sí a otros destinos”, contó un empresario.

“Esa gama de verde amarillo se determina al cosecharlo, porque después la fruta sigue su evolución”, agregó. En síntesis, al limón para ese mercado hay que cosecharlo antes de que se ponga amarillo, si bien en realidad luego llega amarillo a destino.

Amarillo viaja siempre. En rigor, luego de la cosecha, se lo empaca y pone en una cámara donde se “desverdece”, como dicen en el sector. En tanto, la fruta igual madura en el viaje y se pone más amarillo.

“No es que no quieren que el limón sea amarillo, sino que por una cuestión de sanidad, de minimizar alguna enfermedad con la fruta en el árbol, ellos quieren esos colores en cosecha”, contó la fuente.

COMENTARIOS