Salud

Cuánto precisan dormir los niños según la edad y qué pasa si no se cumple

El sueño es clave en el crecimiento y desarrollo del chico; si no se hace de la forma correcta puede traer consecuencias a su salud

domingo 1 de octubre de 2017 - 7:38 am

Durante el sueño ocurren una serie de cambios en numerosas funciones hormonales, metabólicas y bioquímicas imprescindibles para un buen equilibrio físico y psíquico durante el día.

El sueño tiene dos fases muy claras: la primera es el sueño REM. Se lo denomina sueño paradojal y es en el cual se procesa el componente emocional de la actividad onírica. Si te despertás durante el mismo tendrás recuerdo, por ejemplo, de lo que estabas soñando.

La segunda fase es el sueño NREM en el cual ocurren numerosas funciones muy importantes como la síntesis de Hormona del Crecimiento, conservación de energía, estímulo del sistema inmunitario, limpieza del cerebro para prescindir del material inútil, aumento de la síntesis proteica y aumento de la Hormona Prolactina.

Durante el sueño REM ocurren otras funciones tales como regeneración de procesos mentales, como la fijación de la atención y consolidación de las relaciones sociales; almacenamiento de la memoria a largo plazo; reprocesamiento de la información obtenida en la vigilia para consolidarla y categorizarla; reorganización de los circuitos neuronales y maduración de la corteza cerebral.

Cuánto precisan dormir los niños

1) De 0 a 3 meses: necesitan 14 a 17 horas.

2) De 4 a 11 meses: 12 a 15 horas.

3) De 1 a 2 años: 11 a 14 horas.

4) De 3 a 5 años: 10 a 13 horas.

5) De 6 a 13 años: 9 a 11 horas.

6) De 14 a 17 años: 8 a 10 horas.

El límite entre lo normal y los problemas en el tema del sueño no tiene fronteras muy claras pues están influidas por diversas normas culturales y sociales. Lo ideal es encontrar un balance entre las necesidades particulares de los padres y los niños. El síntoma “dormir mal” es una información aportada por los padres y por lo tanto subjetiva de acuerdo con sus creencias y expectativas no siempre acordes a la realidad y posibilidad de sus hijos.

Qué puede ocurrir si se duerme mal

Los trastornos del sueño ocasionan consecuencias tales como:

1) Cambios subjetivos: irritabilidad, fatiga, mayor sensibilidad al dolor, dificultades deconcentración, agresiones o berrinches y hasta alucinaciones.

2) Impacto en las actividades diarias: microsueños, hiperactividad, dificultades en la memoria y el aprendizaje, falta de creatividad y mayor prevalencia de accidentes.

3) Cambios en los sistemas corporales: temblores en las manos, apneas o pausas ventilatorias que ocasionan hipoxia, alteraciones en las hormonas del crecimiento, tiroideas, cortisol, catecolaminas, estrógenos y otras.

4) Cambios en la función inmune: menor actividad de las células killer, interleukina 6, interferon, compromiso en la respuesta inmune aguda a la vacunación y mayor susceptibilidad a las infecciones.

Finalmente se puede concluir que la manera en que se duerme es un buen indicador de un desarrollo adecuado. Es importante tener en cuenta las pautas culturales de los padres y respetar las mismas sin juzgar sus creencias, así como investigar trastornos orgánicos que dificultan el sueño para poder resolverlos de la manera más adecuada.

Fuente: Dr. Marcos Mercado / Conbienestar

COMENTARIOS