Política

Qué estaba fumando el “Pata” Medina cuando lo detuvieron

La cachimba, shisha, hookah o narguile está de moda en Argentina

miércoles 27 de septiembre de 2017 - 3:49 pm

El sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina estuvo prófugo de la Justicia hasta el martes a las nueve de la noche. Sospechado de lavado de dinero, extorsión y amenazas, el titular de la UOCRA finalmente se entregó.

Pero justo antes y durante el procedimiento del grupo Halcón, sentado en una de las habitaciones de su casa de Punta Lara, no se privó de su vicio: fumar en la pipa de agua conocida como narguile, una moda que se extiende cada vez más y que los jóvenes usan a pesar de los riesgos que implica.

Según una encuesta realizada a más de 1.700 estudiantes de la UBA entre junio y julio de 2015 por el Centro de Investigaciones de Enfermedades No Transmisibles (Cienta), 1 de cada 3 probó el humo del tabaco desde la manguera de un narguile y 3 de cada 10 no saben que están asociadas a mayor riesgo de infartos, ataques cerebrovasculares y cáncer.

La “cachimba”, shisha, hookah o narguile, para algunos es un “placer”, para otros un “vicio”.

Para el “Pata” Medina -quizás- una forma de demostrar que está tranquilo frente a lo que señala en su contra el titular del juzgado de Quilmes, Luis Armella.

Sea como fuere, el consumo de la pipa también trepaba al 40% entre los que ya eran fumadores de cigarrillos comunes.

Apenas se conocieron los resultados del estudio, el médico cardiólogo, Darío Fernando Marsicano, que es presidente del Cienta, dijo a Clarín que “lo que más llama la atención es el desconocimiento sobre los efectos nocivos”.

Sólo en una sesión el fumador de pipa de agua inhala el equivalente a 100 cigarrillos comunes.

Por su parte, el Ministerio de Salud de la Nación citó estudios científicos que muestran que los fumadores de narguile aspiran hasta 6 veces más de monóxido de carbono que un fumador común.

​En la encuesta de Cienta, 1 de cada 4 (el 39%) consideraba que la pipa de agua representa menos riesgo que los cigarrillos convencionales.

COMENTARIOS