Tragedia de Once

Cuál será la estrategia de defensa De Vido para el juicio

El ex ministro de Planificación Federal es representado por Maximiliano Rusconi, quien se hizo cargo de la defensa a pocos días del comienzo del juicio por la tragedia que dejó 51 muertos

miércoles 27 de septiembre de 2017 - 11:46 am

El ex ministro kirchnerista de Planificación e Infraestructura y diputado nacional, Julio De Vido, empezó hoy a ser juzgado por su presunta responsabilidad en la tragedia ferroviaria de Once, que en 2012 causó 51 muertos y 789 heridos.

Con gestos de incomodidad y nerviosismo -acariciándose la barba, restregándose los ojos, mirando el celular y el reloj- el ex hombre fuerte de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández comparece en la audiencia ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF4).

Sentado en el banquillo de los acusados, junto a sus abogados defensores, Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, De Vido se prepara para enfrentar uno de los juicios más emblemáticos de los últimos años.

Para evitar ser condenado, el ex funcionario buscará apuntar contra el motorman Marcos Antonio Córdoba. En un comunicado difundido en coincidencia con el arranque del juicio oral y público, De Vido volvió a culpar de la tragedia de Once al motorman Marcos Antonio Córdoba porque, según dijo, cometió “un yerro humano de índole operativo” y vaticinó que este juicio “concluirá con la única respuesta posible: la inocencia” del ex funcionario.

El ex hombre de confianza de Cristina Fernández y Néstor Kirchner, comparece acusado de los delitos de descarrilamiento de un tren agravado y defraudación contra la administración pública.

El motorman fue condenado a tres años y medio de prisión en el primer juicio por la tragedia de Once que llevó adelante en 2015 el Tribunal Oral Federal 2, que también sentenció a 21 de los 28 acusados.

La pena más alta, nueve años de prisión, recayó sobre Claudio Cirigliano, ex titular de TBA, por estafa y administración fraudulenta contra el Estado.

El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime fue sentenciado a cinco años de prisión y su sucesor Juan Pablo Schiavi a ocho años.

 

 

COMENTARIOS