Toma de colegios

Después de casi un mes, colegios porteños empezaron a levantar las tomas

Lo decidieron los estudiantes luego de asambleas en las distintas escuelas afectadas; cuántas instituciones siguen ocupadas

lunes 25 de septiembre de 2017 - 5:05 pm

Por mayoría, levantaron la toma en el Colegio Carlos Pellegrini, que depende de la UBA. El Lenguas Vivas también decidió terminar con la medida de fuerza. La decisión sería imitada por los más de 20 establecimientos porteños que están tomados en rechazo a la reforma educativa impulsada por el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Mañana habrá una concentración al Ministerio de Educación donde los estudiantes comunicarán cuáles serán las nuevas medidas de fuerza. Lo confirmó al canal TN Victoria Camino, del Centro de Estudiantes del Carlos Pellegrini. Aunque el colegio no está bajo la órbita porteña, los alumnos se habían sumado a la protesta en solidaridad con los estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires.

“Hay que pasar a una nueva instancia en esta lucha”, dijo Camino.

La decisión de los estudiantes se dio el mismo día en que el fiscal de la Ciudad Carlos Rolero Santurian advirtió que los padres pueden tener “responsabilidad penal” por la toma de colegios por parte de sus hijos. “Hay que tener en claro lo siguiente: el delito de usurpación es un delito que tiene una pena de expectativa de tres años, y la edad de las personas (involucradas) es de 16 y 17 años y son imputables para este delito. Esto puede originar una responsabilidad en los padres por el accionar de sus hijos, sin ningún tipo de dudas”, explicó el funcionario judicial.

La integrante del Centro de Estudiantes del Pellegrini se defendió: “No estamos cometiendo delito. El derecho a la protesta es válido”.

“Se estaría configurando la posible comisión de un hecho ilícito y por eso sigo instruyendo las actuaciones, si no creyera eso no seguiría con las actuaciones”, explicó el fiscal en TN. Consultado sobre la posibilidad de impulsar desalojos, aclaró que primero habría que “determinar quiénes podrían ser los involucrados, porque no tenemos personas identificadas”.

Por su parte, el ministro de Justicia Germán Garavano consideró que las tomas son acciones ilegales: “Es una ilegalidad, algo que repudio. Hay otras maneras de hacer protestas, de generar caminos de diálogo. La toma de los alumnos y la pérdida de días de clases no son el camino: perjudican a miles de compañeros”.

Además criticó a la jueza Elena Liberatori, que en un fallo había considerado que la ocupación de las escuelas es un derecho constitucional. “Está totalmente desacertada. Ella tiene una línea que no comparto”, afirmó en una entrevista con La Red.

COMENTARIOS