Mundo

Sorpresa: el fantasma del nazismo se vuelve real en Alemania

Tras una década de avances en distintos países, la extrema derecha da su gran golpe contra Angela Merkel

lunes 25 de septiembre de 2017 - 9:18 am

No lo consiguieron en Francia, en Gran Bretaña o en Holanda. Después de ser la pesadilla de Europa durante casi una década, parecían al borde de la disolución.

La extrema derecha reapareció ayer, sin embargo, con un vigor desconcertante en Alemania, planteando dudas sobre la capacidad de Angela Merkel, la mujer más poderosa del mundo, de poner freno a los peores fantasmas de la historia del continente en su propio país.

Según detalla el diario La Nación, con 13,3% de los votos, el xenófobo y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) se transformó en el tercer partido del país y entrará en el parlamento por primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Ese vertiginoso ascenso abre un enorme interrogante sobre el futuro de un país que, hasta hace apenas 72 años, estuvo gobernado por la fuerza política más funesta que conoció la historia reciente de la humanidad.

Decir que es un electroshock para Europa y para los demócratas alemanes parece un eufemismo. En cuatro años, de la nada, la AfD fue capaz de reunir el apoyo necesario como para enviar 94 diputados al Bundestag.

Pero ese no es el único motivo de inquietud. El ascenso de la extrema derecha, como en los momentos más aciagos de la historia alemana, coincide ahora con la alarmante fragilidad demostrada por la democracia cristiana y la socialdemocracia, los dos partidos que fueron históricamente pilares principales de la reconstrucción democrática del país después del nazismo.

A pesar de su propio triunfo, Angela Merkel tiene sobrados motivos de preocupación. La canciller es perfectamente consciente del significado simbólico que tiene el hecho de que esto suceda en Alemania.

Ayer, visiblemente afectada, prometió en su primera intervención por televisión que “hará todo lo posible para responder a las expectativas” de aquellos que no se sienten representados por su partido, la CDU.

COMENTARIOS