De Vido en problemas

Denuncian que salida de abogados de De Vido busca retrasar el juicio de Once

Los letrados Adrián Maloneay y Julio Virgolini renunciaron hoy a defender al ex ministro en todas las causas en las que está imputado

jueves 21 de septiembre de 2017 - 12:46 pm

El ex ministro kirchnerista de Planificación y diputado nacional, Julio De Vido, se quedó sin abogados defensores a seis días de tener que sentarse en el banquillo de los acusados en el juicio por la “Tragedia de Once”, donde murieron 51 personas. Los letrados Adrián Maloneay, Julio Virgolini y Mariano Silvestroni renunciaron esta mañana a defenderlo en todas las causas penales en las que el ex ministro se encuentra procesado e imputado en los tribunales federales de Comodoro Py.

La decisión, que fue consensuada con el actual legislador nacional, podría provocar la postergación del juicio que el tribunal oral federal 4 tiene previsto iniciar, el próximo martes 27, contra De Vido por la tragedia de Once, que causó 51 muertos.

La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, denunció que se trata de una estrategia para retrasar el inicio del juicio: “La defensa renunciada de De Vido busca retrasar el inicio del juicio de Once. No lo permitiremos”, tuiteó la funcionaria.

Por su parte, desde la defensa de De Vido adujeron: “Los motivos son claros: nuestro cliente fue traído a esta instancia a consecuencia de acusaciones construidas en un juicio anterior del que no fue parte y en el que no tuvo oportunidad de defenderse”. Y añadieron: “Pese a que nuestro cliente no participó ni tuvo ocasión de defenderse en el juicio anterior, la prueba en él producida parece inamovible e irreproducible, como previsiblemente lo serán las conclusiones que de él provienen, a juzgar por la cerril negativa a atender a cualquier planteo que formule la defensa. Si la prueba de cargo no puede ser cuestionada, entonces no hay defensa posible”.

“Se advierte así que el derrotero de esta causa en todas sus instancias, incluida la Corte Suprema, está marcado por la decisión inédita -por su carácter sistemático y hasta grosero- de impedir en modo absoluto el ejercicio de la defensa, incluso en decisiones sobre cuestiones prácticas, organizativas, que también hacían a la posibilidad de estos defensores de ejercer con libertad y con la dignidad adecuada el ministerio que les estaba confiado”, sostuvieron.

La renuncia, además, se hizo extensiva otras causas claves en donde el ex ministro y diputado está procesado o imputado: asociación ilícita por obra pública, Skanska, subsidio a transportes, la compra de gas licuado y sobreprecios en Río Turbio, por la cuales en julio pasado el fiscal Carlos Stornelli había pedido su desafuero y detención.

“Ha quedado en evidencia en el trámite de la presente causa, desde su inicio y a través de todas sus instancias, que esta defensa no ha tenido la oportunidad de contar con un proceso regular y respetuoso de los derechos que asisten a cualquier ciudadano que enfrenta un juicio penal”, dijo la defensa. Y agregó que “las características del proceso que está llevando a De Vido a juicio oral vulneran todos los mandatos constitucionales que regulan el proceso penal y el derecho de defensa en juicio, no están a la altura de la relevancia del suceso que se investiga, y aseguran que el desarrollo del proceso se reduce a un ritualismo vacío que tiene por objetivo sólo la condena de Julio De Vido”.

COMENTARIOS