Sociedad

La increíble respuesta del padre de la mujer que atropelló al rugbier

El hombre vive en Santa Cruz, pero viajó a San Rafael (provincia de Mendoza) para acompañar a su hija Julieta

sábado 16 de septiembre de 2017 - 8:20 am

“Ustedes tendrían que estar buscando a (Santiago) Maldonado en el Sur, no acá. Están usando esto para tapar aquello. Es todo lo que tengo para decir”.

Andrés Silva cortó inmediatamente la comunicación telefónica con el diario Clarín luego de ese breve monólogo, sin dar posibilidad a ninguna consulta.

El hombre vive en Santa Cruz, pero viajó a San Rafael para acompañar a su hija Julieta, quien desde el martes está presa por atropellar y matar a Genaro Fortunato (25), el pasado sábado a las 6 a la salida del boliche “La Mona”.

Allí, presuntamente luego de una discusión de pareja, Silva (29) arrolló con su auto al joven rugbier, quien falleció al instante.

La fiscal Andrea Rossi imputó a la mujer por “homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía en concurso ideal”.

Silva, madre de dos hijos menores, podría recibir una pena de prisión perpetua. Está alojada en una cárcel de San Rafael.

Sin embargo hablaron por teléfono y en esa comunicación Julieta le negó que haya intentado matar a Genaro. “Mi hija no es una persona violenta, no tiene antecedentes en ese sentido ni es mala, como se ha dicho en algunos medios. Ella es una persona trabajadora que había conocido a este chico, con el que estaba empezando una relación. Estoy seguro de que Julieta no quiso matar a Genaro, no estoy para nada de acuerdo con lo que cree la fiscal”, le dijo Andrés Silva al diario San Rafael.

El relato de la familia Silva es diferente al que tomó en cuenta la fiscal para imputarla y negarle luego la prisión domiciliaria.

Aseguran que no hubo una discusión de pareja y que en realidad el joven se peleó con otras personas en el boliche. Luego decidieron irse y subieron al auto, pero Genaro volvió a salir cuando para continuar con el pleito.

“En ese momento mi hija va al volante, se cansa de la situación y se va, pero antes siente un fuerte golpe en el auto. Cuando hace cien metros, no sólo se da cuenta que tenía el celular de Genaro, sino además piensa que le podían estar pegando, por lo que vuelve. Va mirando hacia el costado para ubicarlo y no ve que estaba tendido sobre la calle, no lo ve”, agregó el padre de Julieta al medio sanrafaelino.

COMENTARIOS