Política

El plan del Gobierno para desactivar el paro de la CGT

La administración Macri se dio rápidamente a la tarea de desinflar los ánimos más soliviantados, aprovechando además las rispideces internas de la central sindical

jueves 14 de septiembre de 2017 - 6:07 am

Las tres eternas semanas que tenía la CGT por delante para decidir un eventual nuevo paro contra el gobierno de Mauricio Macri ya están reducidas a dos, pero también parecen disipadas las burbujas de la efervescencia gremial.

Si bien no todo el mundo sindical estaba de acuerdo en mantener la confrontación, algunos sectores mantenían enhiesta esa postura y continuaban enarbolando contra viento y marea la idea de ratificar la pelea en el Comité Central Confederal del 25 de septiembre.

La administración Macri se dio rápidamente a la tarea de desinflar los ánimos más soliviantados, aprovechando además las rispideces internas de la CGT, y mientras fustigaba cualquier conato de confrontación públicamente, en bambalinas inició una tarea de diálogo y demolición.

Finalmente hubo reunión entre el ministro de Trabajo, Jorge Triaca Junior, y la cúpula cegetista, donde los asistentes coincidieron en que no era momento de mantener encrespadas las aguas realizando un nuevo paro general.

Según indica el portal Tribuna de Periodistas, varias razones acercaron las posturas de unos y otros. El contexto político enrarecido por el caso Maldonado; como siempre, promesas del gobierno a los sindicatos; el hecho de que una huelga -como en la mayoría de los casos- no cambiará demasiado las cosas; en esta ocasión estaría muy cerca de las elecciones legislativas (y aún si fuera después aún estaría teñida por las consecuencias y reacomodamientos de la contienda); la adhesión parcial que iba a tener la protesta, y, además, y quizás sobre todo, un debate caliente sobre un nuevo paro sin dudas haría estallar el triunvirato cegetista.

Además, en estas últimas horas, surgió la posibilidad de que el presidente Macri reciba a la dirigencia de la CGT.

No hay, al momento en que estas líneas son escritas, confirmación oficial de esa audiencia y, en consecuencia, mucho menos del temario. Nadie sabe entonces si habrá -si hay reunión- algún tipo de anuncio.

Los gremialistas necesitan mantener abierto los canales de diálogo y negociación con el gobierno, sobre todo por la cuestión de las obras sociales y porque quieren ser partícipes de cualquier cambio que se proyecte, especialmente en materia de flexibilidad de las normas laborales.

COMENTARIOS