Conflicto Gremial

Crece el malestar por salarios y despidos en el gremio de Caló

La tensión en la Unión Obrera Metalúrgica va en ascenso, con conflictos por demandas de las bases al sindicato, en Tierra del Fuego, Córdoba y Rosario

martes 11 de marzo de 2014 - 7:18 am

Aumentan los reclamos de las bases de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) hacia la cúpula nacional del gremio, que encabeza Antonio Caló. A pesar del alineamiento del dirigente con la Casa Rosada, se agudizan las demandas por subas salariales y despidos, en diferentes puntos del país.
[pullquote position=”right”]Crece el malestar por reclamos de salarios y despidos en el gremio de Caló[/pullquote]

Lo llamativo es que los problemas se dan en algunos de los sectores estrella del crecimiento industrial que promociona el Gobierno Nacional: autopartes, artículos electrónicos y productos de línea blanca.

Uno de los centros del conflicto que cobró mayor relevancia en las últimas semanas es el de las industrias de electrónica en Río Grande, Tierra del Fuego, donde se denunció el cesanteo de 3000 trabajadores.

Asimismo, en Córdoba, sobrevuela un fuerte reclamo de recomposición salarial por encima del acuerdo paritario nacional. Y la tensión sigue en Rosario, donde un conflicto en la fábrica de electrodomésticos Liliana, enfrenta a los delegados con la dirigencia de la UOM.

Las industrias de electrónicos de Tierra del Fuego, fuertemente dependientes de insumos externos, acusan a la devaluación y los problemas con las importaciones, del retroceso del sector. Se calcula que los trabajadores afectados van desde los 1000, a más de 3000.

Oscar Martínez, secretario general de la UOM en Río Grande y diputado nacional por el Frente para la Victoria, encabezó la semana pasada una protesta para reclamar por la reincorporación de los trabajadores de esta industria de los electrodomésticos.

En Córdoba, el caso más resonante, es el de la fábrica de autopartes Valeo. La fábrica está tomada por el reclamo de 68 empleados que perdieron su trabajo por despidos y suspensiones. Esta pelea afecta directamente a automotrices como Renault, Peugeot, Toyota, Volkswagen y Fiat.

En Rosario el problema comenzó con despidos, que, según denuncian los trabajadores, cuentan con la complicidad del sindicato. “Quieren separar a quienes hacemos reclamos por los salarios que tenemos, que son de $ 4200 mensuales”, expresó el delegado despedido Abraham Beloso.

COMENTARIOS