Policiales

El caso del asesino múltiple que mataba a sus amigos por la espalda

Javier Pino cometió 5 crímenes en 8 meses, en Capital Federal, Salta y Rosario. Ya recibió perpetua y en estos días le darán la misma pena en un juicio abreviado

lunes 4 de septiembre de 2017 - 6:19 am

En ocho meses se convirtió en un múltiple asesino. Entre febrero y octubre de 2015, Javier Pino (28) mató a cinco personas.

Cínico, frío, calculador, con algunos entabló relaciones personales y se aprovechó de su confianza. El tercer crimen, por el que en mayo pasado fue condenado en Salta a prisión perpetua, lo cometió para obtener el dinero que necesitaba para pagarle al abogado de su padre, detenido en Santiago del Estero por robar una financiera. Antes había matado a una joven y a un supermercadista chino en Buenos Aires.

Su raid se cerró con el homicidio de dos hermanos rosarinos: cinco días después de ese doble crimen lo atraparon en Santiago del Estero.

Los padres de los hermanos Javier y Agustina Ponisio reconocieron el Fiat Palio verde militar que escapaba de la casa familiar al ver las cámaras de seguridad del barrio: era de un viejo amigo de su hija que cada tanto la visitaba en Rosario. Ese dato fue la punta de la madeja para resolver los múltiples asesinatos.

Según detalla el diario Clarín, Pino era un nómade que recorría Buenos Aires, Salta, Rosario, Córdoba y Santiago del Estero.

Un buscavidas que actuaba con desaprensión en sus asesinatos: se presentaba con su verdadero nombre ante las víctimas y utilizaba el mismo arma para liquidarlas. El cruce de las pericias balísticas fue otro elemento clave para condenarlo.

El asesino decía trabajar en el área de seguridad. Tenía tres armas registradas a su nombre: dos Taurus 9 milímetros y una Bersa calibre .380. Las pericias psicológicas marcaron que no tenía alteraciones mentales.

En Salta fue condenado a prisión perpetua al considerarse que cometió un homicidio criminis causa, una pena por lo que no tiene posibilidad de solicitar libertad condicional. Con ese homicidio, ocurrido en el pueblo de El Galpón, buscó ocultar el robo de 70 mil pesos al playero Ariel Ríos.

COMENTARIOS